La RFEC responde a las declaraciones de Julia Otero sobre los cazadores

La Real Federación Española de Caza ha remitido la nota de prensa que publicamos a continuación, titulada Los cazadores responden a Julia Otero, en la que expresa su descontento por las palabras vertidas por esta periodista a favor del ataque injustificado al colectivo cinegético recibido en el programa El Hormiguero, aconsejando a los cazadores que nos tranquilicemos y pidiendo “tila para el presidente de la RFEC”.

A estas alturas decir que Julia Otero es una gran profesional de la comunicación, con varios lustros de experiencia, no descubre nada. Si ampliamos la visión y mantenemos que no es de las más queridas de la profesión, tampoco aportamos algo que no se sepa. Ella misma, en su página web, no duda en poner unas declaraciones en las que reconoce: “Mantener al margen la vida privada me ha dado fama de borde”. Una fama bien ganada. 

Y viene todo esto a cuento de las últimas apreciaciones de esta conocida comunicadora en su programa de radio en Onda Cero, en las que, en aras de un corporativismo mal entendido, no duda en salir en defensa de la intolerable acción de El Hormiguero, en Antena 3, contra los cazadores, un ataque repudiado unánimemente por todo el mundo cinegético. Al fin y al cabo, es un programa del mismo grupo de comunicación, un grupo en el que ella triunfa en la radio, aunque el año pasado no tuviese la misma suerte en la tele con su Ciudadanos, que sólo duró dos programas.

Julia Otero lo defiende y aconseja a los cazadores que nos tranquilicemos, pide tila para el presidente de la RFEC, que ha salido en defensa del colectivo ante un ataque injustificado y denigrante. Una tila que ella debiera tomar en más ocasiones, ácida y controvertida en sus declaraciones, sesgadamente partidista, como gran parte de la profesión la achaca en privado, ya que con los micrófonos abiertos nadie se atreve. También un conocido político español decía a un grupo de amigos que a él le encantaba ese humor inteligente y mordaz de algunos gurús de estos programas del entretenimiento en televisión, como el caso de El Hormiguero, pero siempre y cuando no le tocase directamente a él o a su partido. Entonces, las cosas cambiaban y se acordaba de su… Algo así nos ha pasado a los cazadores.

Porque si Otero piensa que todo se desarrollaba en clave de humor, que los cazadores nos ponemos pesados y trascendentes, ahora que está de moda eso de los scraches y, además, han sido declarados legales, es muy posible que la encantase oír descalificaciones a la salida del trabajo, como han hecho con nosotros al tildarnos de asesinos. Todo tiene un límite. 

Mantengamos las cosas como están, celebre en sus programas las gracias que se hacen sobre personas que no tienen la posibilidad de obtener su mismo eco mediático ni de defenderse en las ondas, siga con sus éxitos radiofónicos y déjenos en paz, aunque sea tomándonos unas tilas. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.