Michel Coya cazando el jabalí a traílla con el Mauser M12 Pure

No es la primera vez que probamos en estas páginas al Mauser M12. El modelo más reciente de la marca alemana viene ahora, aún si cabe, vestido al más puro gusto clásico. En el fondo se trata simplemente de un guiño al abuelo, al omnipresente Mauser M98 y a sus versiones Sport, la vaca sagrada de la marca que sigue representando tanto la modernidad en cerrojo como el mismo día en el que apareció.

Y es que si algo destaca en Mauser es en ofrecer armas bien fabricadas que, aun pudiendo innovar, demuestra maestría en lo que entendemos por cerrojos convencionales, conjugando carácter y diseño siempre cerca de la tradición.

El M12 Pure viene a sustituir a la versión Basic, sumando una suerte de detalles que consigue hacerlo un poco más Mauser.

Para su prueba nos sumergimos de lleno en una de las modalidades más tradicionales en caza mayor, la batida de jabalí con perros de rastro. Viajamos entonces a León, a una de esas reservas de montaña ricas en caza, paisajes y paisanajes. Mampodre nos recibe con tiempo de norte, un clima duro y lluvioso que pone en apuros equipo y afición, haciendo de la modalidad especialmente intensa.

Acompáñenme, desgranemos esos detalles que hacen del M12 una muy interesante opción, descubramos un arma a la altura de una modalidad tan auténtica como la batida de jabalí a traílla.

Un artículo de Michel Coya / apuntomichelcoya@gmail.com / www.apuntomichelcoya.com

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PIES DE FOTO

Foto 1.- El cuartel de Cofiñal, en plena RRC de Mampodre, León, es el escenario elegido para sacar a bailar a un equipo formado por marcas de tanto prestigio como Mauser, Zeiss, Sauer y Norma.

Foto 2.- La caza debe ser de verdad… como la amistad. Comparto esta jornada con amigos, cazadores que disfrutan de una modalidad que prioriza calidad a cantidad, exigiendo esfuerzo y afición. De izquierda a derecha mis amigos Óscar Valdeón, Adolfo Sanz, mi hermano Javier y mi sobrino Miguelín, y a la derecha Abel.

Fotos 3 y 4.-El perro de rastro llega al tope de maestría cuando es dedicado a la caza a traílla. Cazar jabalí en zonas donde comparte casa con rebecos, venados, corzos, zorros, lobos y osos, exige un entrenamiento riguroso para conseguir ‘limpiarlos’. Un perro de jabalí debe ser un perro que solo toque cochinos, de no ser así no sirve. Piensen que en las batidas el número de perros a utilizar está regulado, siendo a la vista del cazador acostumbrado a las recovas casi ridículo. La diferencia está en la eficacia de cada uno de ellos, maestros que deben ser capaces de llegar a los encames, levantar y llevar hasta los puestos. Todo ese adiestramiento exige una dedicación costosa y paciente. Ahí tiene a los monteros almorzando mientras los cazadores van ocupando las posturas.

Fotos 4, 5 y 6.- Mi amigo Fidel Olea hace en esta batida de montero mayor, organizando y repartiendo al resto por la echada. Enamorado de los grifones azules de Gascuña, esos aulladores de los que destaca su voz y afición, se trae en esta ocasión a campear una pequeña cachorra. Observe como porta también un collar localizador, ese completo que se ha hecho imprescindible ante la tenacidad que muestran estos titanes sobre los rastros.

Foto 7.- El perro de rastro no es un perro de agarre, siendo con mucha frecuencia víctimas de los colmillos de los grandes machos. De un tiempo a esta parte se van imponiendo los chalecos protectores, capaces de libramos en muchos casos de heridas mortales. En la imagen Fidel con un impresionante jabalí rematado a lanza en este misma reserva un quince días atrás.

Foto 9.- Las líneas jabalineras se imponen, siendo en general el perro de caza un cruzado de padres que han demostrado eficacia. En su sangre pinceladas de sabuesos españoles y grifones asturcántabros, a los que han venido a unirse las razas francesas. Ahí tiene a mi hermano Javier, tras una gran faena, con el Colorado, un perro que lleva en sus venas además de las razas ya nombradas pinceladas de grifón azul de Gascuña y de coonhound.

Fotos 10 y 10b.- Una de las características mas relevantes del M12 es su gran capacidad de cargador. En el ejemplar probado recamarado en .30-06 Sprgf, un cartucho estándar, almacena cinco cartuchos a los que habrá que unir el alojado directamente en la recámara.

Fotos 11, 12 y 14.- Las Norma Plastic Point son todo un clásico bien conocido en la caza de acoso. Con un peso de 180 grains en .30-06 Sprgf abandonan la boca a 823 m/seg. Su característica más destacable es su comportamiento terminal, con una expansión capaz de ceder toda su energía rápidamente, toda una ventaja cuando necesitamos poder de parada. Regulado unos cinco centímetros por encima a 100 metros, nos permite cubrir sin problemas puestos por encima de los 200 metros, habituales en las batidas de montaña.

Foto 14b.- Norma es una empresa preocupada del medio ambiente, ejemplo de ello son los embalajes de la munición. Tanto caja como contenedores son completamente biodegradables.

Fotos 15, 16, 17 y 17b.- Sobre el M12 Pure una Zeiss Conquest V6 2-12×50, una combinación óptica que se muestra como ideal para cazaderos como éste. A diferencia de otros terrenos, las batida en montaña puede ofrecernos tanto puestos muy cercanos como balcones con amplios tiraderos. Distancias por encima de los 200 metros son del todo normales y ante ellos un visor con un rango extremo demuestra su utilidad. Su retícula es una nº 4 al que completa con un punto rojo central iluminable. Entre sus ventajas un gran campo visual en aumentos bajos que llega a los 20,5 metros a 100 metros puesto el zoom a 2x. Su peso es de 620 gramos sin carril, su longitud de 33,5 centímetros, contando con la posibilidad de montar torreta balística ASV.

Fotos 18 y 19.- Las Sauer Hexa Lock son las monturas elegidas para montar al Zeiss sobre el Mauser. Rápidas y sencillas basta con empujar hacia delante o hacia atrás ambas palancas para montar y desmontar. La posición en la que dejan al visor es bastante baja.

Foto 20.- Delante de la nuez, el botón del retén del cargador.

Fotos 21, 22, 23 y 24.- El trabajo en la madera, que ha sido subida de grado, es notable, siguiendo un perfil más clásico. El pistolet muy tendido y el lomo recto sin montecarlo, bastante alto, facilitan la subida al visor. La carrillera es de nuevo un guiño a los clásicos, sencilla, suficiente, bella. El puntal del guardamanos redondeado, flotando enterarte al cañón. Las anillas portafusil desmontables. El picado bien realizado en rombos. Definitivamente la palabra que define el perfil es ‘armonía’, nada sobra, nada falta.

Fotos 25 y 26.- La nuez el cerrojo alberga ahora la mayor diferencia técnica del Pure con el Basic. El seguro de aleta de tres posiciones ha sido cambiado ahora por un tensor, que aun manteniendo aleta y posiciones ya no es solo un seguro. El las dos posiciones blancas tendremos el rifle en posición inerte,  absolutamente descargado, sin posibilidad de un disparo fortuito aunque tengamos cartucho en la recámara. Podremos entonces incluso en la adelantada abrirlo para cargar, descargar o cambiar munición. Para colocarlo en posición de fuego deberemos presionar la aleta hacia delante, sintiendo entonces como el muelle de la aguja se tensa para armarse.

Foto 27.- El ángulo de apertura es de unos 60 grados, permitiendo una posición muy baja del visor. La manipulación exige realizar bastante fuerza.

Foto 28 y 29.- Sobre el cañón los órganos de puntería metálicos, alza en U y punto con perla de plata.

Foto 30.- La batida de montaña es caza que prioriza calidad cinegética frente a la cantidad de capturas. En la jornada vivida el resultado se quedó en solo cuatro cochinos.

Fotos 31 y 32.- Sobre el cañón y en la tapa del cargador, el logo de la marca. Observe delante del cargador como aparece el botón retenedor.

Fotos 33 y 34.- El Mauser M12 Pure es un rifle estándar con medidas estándar, su peso con las bases 3.335 gramos, su longitud, con el tubo de 56 centímetros, 106 centímetros.

Foto 35.- El cerrojo es masivo y sobrio. El cabezal es del tipo envolvente con seis tetones distribuidos en tres grupos de dos. Cuenta con dos expulsares activos y uña extractora dentro de uno de los  tetones frontal.

 

 

 

 

Deja un comentario