Encuentran en Chipre liebres muertas por pseudotuberculosis

La población de liebres de Chipre está sufriendo una alta mortalidad como consecuencia de un brote de pseudotubercolosis en la isla, producida por la bacteria Yersinia pseudotuberculosis. Esta es la primera vez que se detecta esta enfermedad en la isla mediterránea, aunque es común entre las liebres del continente europeo.

Las liebres muertas por la acción de la pseudotubercolisis han sido halladas por los cazadores chipriotas en todos los distritos de la isla, a excepción de la zona de Famagusta, durante la época de caza comprendida entre enero y abril de este año, según ha anunciado el Game Fund.

La enfermedad está causada por una bacteria denominada Yersinia pseudotuberculosis, que llega al organismo de las liebres cuando éstas ingieren agua o alimentos contaminados por esta bacteria. Además, las condiciones de alta humedad y bajas temperaturas durante el inverno y el inicio de la primavera en Chipre ha favorecido la proliferación de la Yersinia.
 
El director del Game Fund, Pantelis Hadjigerou, ha asegurado que la pseudotuberculosis no se ha expandido a ninguna otra especie y que no hay tampoco evidencias de que se haya traspasado a las personas.

Petros Anayiotos, miembro del Game Fund, ha explicado al diario local Cyprus Mail que la enfermedad puede trasmitirse «potencialmente» al ser humano, por lo que recomiendan cocinar muy bien las liebres, «y si observan que los intestinos de los animales tienen un color extraño, es mejor no comerlas», ha indicado.

De la misma manera, Anayiotos ha advertido a los cazadores que, como medida de precaución, no alimenten a sus perros con los intestinos de las liebres, pues podrían contraer la presudotubercolosis. «Si sus perros resultan contagiados, pueden apreciarlo en el aspecto del perro, pues tienden a perder peso» ha dicho Anayiotos. Otros síntomas son la hinchazón del bazo y la necrosis de tejidos.

Los servicios veterinarios están siguiendo la evolución del brote, aunque con la subida de las temperaturas ha remitido el número de muertes; de hecho desde abril no han vuelto a encontrarse más liebres sin vida. No obstante, se ha recomendado a los cazadores chipriotas que dejen de cazar rabonas durante un tiempo para permitir su recuperación poblacional.

Deja un comentario