Detectados dos casos de CWD en ciervos mula capturados en Texas

Biólogos y veterinarios del Departamento de Parques y Vida Salvaje de Texas (TPWD, en inglés) y de la Comisión de Sanidad Animal de Texas (TAHC, en inglés) han detectado en dos muestras de ciervo mula sendos positivos por la enfermedad del desgaste crónico transmisible en cérvidos (chronic wasting disease, CWD, en inglés), un tipo de encefalopatía espongiforme similar a la que afecta al ganado bovino doméstico.

Los dos positivos, que son los dos primeros casos detectados en cérvidos de este estado norteamericano, corresponden a dos muestras de ciervo mula recogidos recientemente en la región más occidental de Texas, concretamente en las montañas de Hueco, en los condados de El Paso y Hudspeth, muy cerca con la frontera de Nuevo México.

El hallazgo de estos dos animales con anticuerpos de CWD se ha dado en el marco de un programa de vigilancia de la enfermedad puesto en marcha por el Departamento de Parques y Vida Salvaje de Texas y la Comisión de Sanidad Animal de este estado, después de que se detectaran casos de esta enfermedad en ciervos de la vecina Nuevo México. En total, durante la temporada de caza 2011-12 se recogieron 31 muestras de ciervo mula para su análisis.

Las muestras fueron analizadas inicialmente por la Laboratorio de Diagnóstico Médico Veterinario de College Station, y más tarde los resultados fueron confirmados por el Laboratorio del Servicio Nacional Veterinario, ubicado en Ames (Iowa).


Contención de la enfermedad


«Ahora que hemos detectado la CWD en Texas, nuestro objetivo prioritario es contener la enfermedad», ha señalado Carter Smith, Director Ejecutivo del Departamento de Parques y Vida Salvaje tejano. «El trabajo en común con expertos sobre el terreno nos ha permitido desarrollar protocolos frente la enfermedad, y su implementación está ya en marcha», ha explicado Smith.

No existe ni cura ni tampoco una vacuna frente a este mal, por lo que las medidas se dirigen a minimizar la posibilidad de que la enfermedad pueda expandirse más allá del área donde se ha localizado. En este sentido, se establecerán restricciones a la traslocación de ciervos, elks o otras especies salvajes o en cautividad susceptibles de contraer la enfermedad, y se establecerán controles obligatorios a la caza.
 
Aunque las autoridades responsables de flora y fauna no han precisado desde hace cuánto tiempo lleva la enfermedad presente en Texas o si se han detectado más casos en otras zonas del estado, sí han reconocido que al menos desde 2002 se lleva a cabo un programa de seguimiento de CWD. «Hemos llevado a cabo análisis a más de 26.500 ciervos en Texas desde 2002, y de la misma forma el sector de la cría de ciervo ha realizado más de 7.400 test de CWD», ha dicho Mitch Lockwood, Director del programa de Caza Mayor del TDWD.


Texas no es la única región de América del Norte que está alerta ante esta enfermedad neurológica de los cérvidos. La provincia de Alberta, en la vecina Canadá, también lleva a cabo un programa de seguimiento de la especie, después de que se detectasen el año pasado hasta 33 positivos en un total de 3.194 animales analizados. Alberta controla regularmente el avance de la CWD debido a su conexión con la encefalopatía espongiforme bovina (más conocida como enfermedad de las vacas locas), y al temor a que algún día pueda ser transmisible en humanos.

Deja un comentario