Un brote de peste porcina africana en Rusia obliga a sacrificar a 33.000 cerdos

Las autoridades veterinarias de Rusia han ordenado el sacrificio de unos 33.000 cerdos en la región de Tver, después de detectarse un brote de peste porcina africana en esta área al noroeste de Moscú.

«La situación es dramática para los ganaderos, pero tenemos que sacrificar 33.000 cerdos», explicaba esta pasada semana Nikolai Vlasov, director ejecutivo del Servicio Federal de Vigilancia Veterinaria y Fitosanitaria a la agencia rusa Interfax.

Vlasov ha admitido que las autoridades veterinarias temen que la enfermedad, detectada en una granja de la compañía Ru-Com, pueda extenderse a otra explotación próxima de la misma empresa, donde viven unos 90.000 cerdos.
 
«No estamos seguros de controlar una situación como ésta» señala Vlasov, quien clama contra las autoridades locales, que asegura que no disponen de mucha información y que desconocen cómo proceder en casos como éstos. «Deberían haber comenzado por avisarnos de inmediato», denuncia.

Por el momento, los servicios veterinarios rusos han puesto la zona infectada en cuarentena y han prohibido cualquier transporte de carne durante los próximos tres meses. Al mismo tiempo, la vecina Bielorrusia ha prohibido la importación de carne de cerdo desde los oblast rusos de Tver y Volvogrado como precaución. outbreak.

El jefe de Inspección Estatal Veterinaria de Bielorrusia, Yuri Pivovarchik, ha aclarado que se han prohibido las importaciones de ejemplares vivos, esperma, carne de cerdo y productos cárnicos porcinos procesados, así como pieles y trofeos de jabalí procedentes de animales susceptibles de ser portadores de la enfermedad.

El peor escenario para la enfermedad sería que la peste se asentase en los jabalíes salvajes, lo que aumentaría el riesgo de diseminación a todos los países de la zona, como Estonia, Letonia, Lituania, la propia Bielorusia o Ucrania.

Deja un comentario