La Corte de Apelación de Washington decidirá sobre el estatus del oso polar

El Safari Club Internacional, conjuntamente con el Estado de Alaska, la organización Conservations Force y la Asociación de Ganaderos de California, terminaban el esquema de la última alegación que presentarán ante los tribunales sobre la inclusión del oso polar en la lista de especies amenazadas de la ESA (Ecological Society of America), y que por el momento impide la importación de trofeos de oso polar a territorio norteamericano.

El próximo 19 de octubre el SCI participará en la presentación de motivos que las cuatro entidades realizarán ante la Corte de Apelación de Washington, D.C., que decidirá si la inclusión del plantígrado como amenazado fue legal o no.

Tres años de batalla judicial
En 2008 el Servicio de Caza y Pesca de Estados Unidos, contra el criterio del Gobierno de Canadá y las comunidades nativas de las zonas osearas de aquél país, incluyó al oso polar como especie amenazada bajo la ESA, revirtiendo así la situación que venía dándose desde 1994, cuando el Congreso norteamericano aprobó una ley que autorizaba la importación de osos polares procedentes de cupos de caza autorizados por Canadá. A pesar de que el Servicio de Caza y Pesca reconoció que la población de oso polar se encontraba en su nivel más alto de su historia, decidió incluir a la especie como amenazada «basándose en especulaciones sobre las condiciones de los mares helados y las tendencias de población de los osos para los próximos 45 años», recuerdan desde el Safari Club Internacional.

Tras tres años de batalla legal, en junio de 2011 la Corte de Distrito dictaminó que la inclusión del oso blanco en el listado era legal, decisión contra la que el SCI y otras asociaciones apelaron. A partir de ahí, la Corte de Apelación ordenó al SCI y las asociaciones recurrentes que presentaran de manera conjunta dos escritos de apelación breves: Un escrito inicial de apelación y otro con los motivos de la apelación. La redacción de ambos documentos suponía un reto, pues no todas las asociaciones estaban dispuestas a apoyar todos los argumentos, y además la Corte impone un límite de palabras en cada uno de ellos, de manera que un equipo legal estuvo trabajando en el texto, mientras que las partes tenían que decidir qué incluían y qué no. Finalmente, los dos textos resultantes sumaron 23.000 palabras.

La Corte de Apelación tendrá que decidir si el Servicio de Caza y Pesca de EEUU se equivocó o no al incluir al oso polar como amenazado. Si el dictamen es favorable al colectivo encabezado por el SCI, la Corte debería, en teoría, sacar al oso polar del listado, lo que podrían conllevar el levantamiento de la actual prohibición que pesa sobre la importación de trofeos de oso polar legalmente cazados en Canadá. En el SCI se muestran confiados en que la Corte de Apelación escuchará al colectivo cazador y determinará que la inclusión del oso blanco en el listado de especies amenazadas no fue legal.

Lucha por la importación legal de trofeos
No obstante, y en otro proceso separado del anterior, el SCI está litigando en solitario contra la decisión del Servicio de Caza y Pesca de EEUU de considerar prohibida la importación de trofeos de oso polar de Canadá de manera adjunta a la consideración de esta especie como amenazada. De la misma forma que en el otro caso, el SCI lleva años batallando judicialmente en la Corte del Distrito de Washington, que ya falló en contra del SCI. Próximamente el Safari Club Internacional presentará su escrito inicial de apelación.

Deja un comentario