Aclaraciones de la FACE al intento de la UE de prohibir la caza deportiva de elefantes y rinocerontes

Ante la aparición el pasado 15 de enero de la noticia dada por la Agencia EFE, desde Estrasburgo, titulada PE pide sanciones más duras para frenar los delitos contra especies salvajes y en la que se podía leer: “Su objetivo es acabar con la caza deportiva y furtiva de elefantes, rinocerontes y otras especies salvajes (…)”, Caza y Safaris y Caza Wonke han logrado, en exclusiva, que la FACE nos aclare este punto, por las implicaciones directas que sobre la práctica de la actividad cinegética sobre estas especies podría suponer.

Así, la FACE explica que la noticia dada, en primer lugar, no es correcta en la medida en que la Resolución adoptada el pasado 15 de enero por el Parlamento Europeo no pide “acabar con la caza deportiva” de ciertas especies, sino exigir un permiso de importación para los trofeos de especies del anexo B de los Reglamentos CITES de la Unión Europea.

Además, precisa que esta Resolución sobre los delitos contra la vida silvestre “constituye un texto no legislativo, por lo que no es vinculante”.

Por otra parte, la FACE señala que la citada Resolución fue influenciada por “grupos de protección de los animales”, no de conservación de la naturaleza. Lo que queda ilustrado por la referencia en su introducción a una de las mayores organizaciones de este tipo, IFAW, la confusión deliberada entre el comercio legal y el comercio ilegal de especies silvestres (es este último el único que está relacionado con la actividad delictiva organizada) y, sobre todo, la afirmación errónea y de contenido ideológico sobre la caza:

 (El Parlamento Europeo) “Es consciente de que la caza insostenible y poco ética de trofeos ha provocado grandes reducciones de las especies en peligro de extinción que aparecen en los apéndices I y II de la CITES, e insta a los Estados miembros a que apoyen una posible revisión de las disposiciones jurídicas de la UE por las que se rige la importación de trofeos de caza a los Estados miembros de la UE y a que exijan permisos de importación para los trofeos de todas las especies recogidas en el anexo B de dichas disposiciones”.

Por supuesto, la afirmación de que esa caza es causante del declive de especies de CITES es completamente falsa. Bien al contrario, tal como lo han reconocido en numerosas ocasiones las Partes de CITES (incluidos los Estados de la Unión Europea), la caza estrictamente regulada y con cuotas sostenibles de ciertas especies crea un importante incentivo económico para que las poblaciones locales coexistan con esas especies y, además, no las vean como una amenaza para su propia integridad y sus medios de subsistencia.

La votación del día 15 de enero en sesión plenaria no hizo más que confirmar la votación que se realizó a finales de noviembre en la Comisión de Medio Ambiente del propio Parlamento (que no debe confundirse con la Comisión Europea, que es otra institución diferente). En esta fase previa, a nivel de Comisión Parlamentaria, y gracias a la ayuda de una serie de eurodiputados, entre ellos la francesa Veronique Mathieu (presidenta del Intergrupo Caza Sostenible) y la española Pilar Ayuso (que es miembro de la Comisión de Medio Ambiente), se presentó una enmienda al citado párrafo sobre la caza con un texto mucho más razonable, pero, por desgracia, esta enmienda fue rechazada por un estrecho margen (28 votos a favor y 32 en contra). Durante las semanas anteriores a la votación la FACE hizo un trabajo de lobbying con varios grupos políticos y eurodiputados, pero la Comisión Parlamentaria de Medio Ambiente “es, probablemente, el órgano más difícil para nosotros, los cazadores, en todo el organigrama institucional de la Unión Europea”.

Conclusiones de la FACE

– Resulta innegable que tanto el tono general como la referencia específica a la caza en esta Resolución del Parlamento Europeo son negativos. Entre los argumentos que los cazadores podemos dar para explicarla de cara al público, cito algunos: (1) la Resolución está fuertemente influenciada por organizaciones de derechos de los animales; (2) no es vinculante; (3) hace únicamente referencia a la caza “insostenible y poco ética” (por tanto, según nuestra interpretación del texto, la caza sostenible y ética no contribuiría al declive de las especies); (4) no solicita la prohibición de la caza, sino la introducción del requisito de obtener un permiso de importación para trofeos de especies del anexo B del Reglamento CITES (requisito que se añadiría al ya actual de obtener un permiso de exportación); y (5) las propuestas dentro del Parlamento de prohibir la importación de trofeos y la caza deportiva fueron rechazadas.

– Desde hace varios meses, la Comisión Europea (órgano ejecutivo de la UE y, como ya se ha aclarado, diferente del Parlamento Europeo) analiza la revisión de las normas relativas a la importación de trofeos de caza de especies CITES en la UE. Debido a la presión ejercida por varios Estados, la Comisión decidió recientemente que esas normas se cambiarían para exigir un permiso de importación para la mayoría de las especies cinegéticas del anexo B del Reglamento CITES (elefante, león, rinoceronte, oso polar, etc.). El Comisario de Medio ambiente, Potocnik, confirmó la inminencia de esta revisión durante su intervención en el Parlamento Europeo esta semana. La FACE ha trabajado duramente en este expediente (ver como ejemplo este documento http://www.face.eu/about-us/resources/news/eu-consultation-the-rules-affecting-hunters-importing-trophies) y ha contado incluso con la ayuda de IUCN, pero la Comisión Europea ha “sucumbido” finalmente a la presión de ciertos estados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.