Los rangers del Parque Kruger protegerán desde el aire a los rinocerontes

Controlar el movimiento de los furtivos de rinocerontes en una extensión tan vasta como la que ocupa el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica (dos millones de hectáreas) será ahora más fácil para el cuerpo de rangers de este parque, gracias a la donación de un aeroplano por parte del Cuerpo de Rangers Honorarios.

En concreto, el Cuerpo de Rangers Honorarios del organismo estatal Parques Nacionales de Suráfrica (SANParks) hizo ayer entrega de un ultraligero Batam, valorado en 1.374.327 rands, que recibió el director ejecutivo del Parque Kruger, Abe Sibiya. Además, los rangers honorarios también donaron diverso equipamiento para emplearlo en la lucha contra los furtivos (linternas, gafas de visión nocturna, prismáticos térmicos y scopes) y una aportación para los costes operacionales del ultraligero por valor de 100.000 rands.

«El Bantam y el resto del equipamiento mejorarán considerablemente la efectividad de nuestro cuerpo de rangers, poniendo a su disposición herramientas para patrullar sobre grandes áreas de terreno», señaló Sibiya en el acto de entrega del ultraligero. «Nuestros equipos contra furtivos no pueden patrullar únicamente a pie, en bicicleta, motos o todoterrenos, debemos ser capaces también de conducir patrullas aéreas armadas con equipamiento sofisticado sobre el terreno en todas las áreas bajo nuestra responsabilidad, tanto de día como de noche»

En los primeros cinco meses del año ya han perdido la vida 235 rinocerontes a manos de los furtivos. Por ello, el director ejectivo del Parque Kruger explicó que seguirán trabajando para «encontrando furtivos bien equipados, cuyo único objetivo es enriquecerse ilegalmente a costa de la riqueza natural de nuestro parque».

En este sentido, el responsable del parque animó al equipo de rangers a continuar con su labor en defensa del rinoceronte contra el furtivismo, y lanzó una llamada a la movilización de toda la población sudafricana para luchar «contra esta lacra como si el resto del mundo estuviera viéndonos y escuchándonos».

Deja un comentario