La Cerrilla, el placer de lo abierto

Con más de 200 disparon contados, el buen hacer de Goro, Juan, Isaac y Eusebio volvió a relucir en esa mancha a los pies de Gredos. Un día espléndido en el que se volvieron a reunir los amigos de Toledo para dar cuenta de que, con puntería y con conocimiento de los terrenos, no hay cochino que se resista.

 

Hubo reparto de carreras, viéndose también bastantes ciervas en la mancha, pero lo que de verdad sorprendió fueron los cochinos machos que se vieron, de los que, por supuesto, se fallaron muchos, ya que son tiraderos naturales, con muchos prados, en los que el jabalí mete la directa y pasa del trote cochinero al hiperespacio en fracciones de segundo.

 

El comentario generalizado era que los guarros corrían demasiado, y a algunos les sorprendía la facilidad con que saltaban las paredes de piedra. De todos modos, muchos afortunados les encontraron la gatera y pudieron verse en el ejido del pueblo ocho machos con boca, destando dos de ellos y, sobre todo, el de Borja López, que en el taxidermista dio una puntuación en verde correspondiente a medalla de plata.

 

Esfuerzo a destacar el de algunas rehalas que, aun acostumbradas a cazar en otros terrenos, cumplieron a la altura de las de la zona, reconociendo un gran mérito en el trabajo de todas, que es de ‘cirujano’, porque hay que rebuscar en los más de 1.500 zarzales que hay en la mancha.

 

En definidas cuentas, una montería de amigos, para amigos, en la que lo menos importante es el precio, porque, en realidad, la categoría, la ponen los asistentes.

 

Organizó: Cochinomundo 

Término: La Iglesuela (Toledo)  

Fecha: 23-XII-2012 

Finca: abierta

Puestos: 37 

Rehalas: 12 

Venados: 3  

 Jabalíes: 28 

Trofeos medalla en verde: 1 jabalí plata

Deja un comentario