Montería en Los Lentiscares-Las Erillas

A través del bello valle del Guadiato, hasta el término de Villanueva del Rey y Espiel, llegaba el equipo de Caza y Safaris & Cazawonke.com a la finca pública, propiedad de la Junta de Andalucía, Las Monteras, para asistir y dar crónica del buen trabajo que llegaba a nuestros oídos se viene haciendo desde tiempo atrás en la gestión cinegética pública de este auténtico paraíso de lo cinegético enclavado en el corazón de Hornachuelos.

 

Se monteaba en abierto a los cochinos la mancha Lentiscares y, según todas las informaciones -y así lo pudimos comprobar por lo tomado que estaba el terreno- la mancha estaba muy buena pues llevaba cuatro años sin tocarse. Gracias a la experimentada gestión que allí se realiza por parte de todo un equipo de profesionales de la guardería y el manejo forestal y cinegético, y bajo las órdenes de Rafael Solano, quien rota periódicamente las manchas a montear y gestiona sin igual las necesidades y recursos de este enclave único, atravesado por los ríos Benaljarafe, Manzano y Tamujoso, los monteros acudían sin dudarlo a la cita que disponía la honesta orgánica SM La Patrona.

Nos encontramos con la mayor parte de las posturas con tiraderos a dobles testeros, completamente seguras y situadas a enormes distancias unas de otras, estratégicamente situadas en los estudiados pasos y querencias de los animales. Como unidad vegetativa principal encinares, pinares (piñonero y negral), alcornoques y acebuches. Como unidades secundarias arbustivas, lentiscos, madroños y jaras. Y lo más importante: el hormigueo de lo abierto en nuestras entrañas monteras que nos hacía olvidar hasta de la lluvia y el frío.

De épica se puede calificar la jornada montera, en la que a las órdenes de un magistral organizador y capitán de montería como lo es Paco Lucas, los monteros levantaron las manos al unísono cuando se les preguntaba si bajo las condiciones meteorológicas que allí concurrían –la famosa ciclogénesis explosiva en su más brillante esplendor- decidían, bajo su cuenta y riesgo, montear la mancha. Conscientes de lo duro que iba ser cazar bajo un constante aguacero acompañado de fortísimas rachas de viento, los monteros, alentados y calentados por la pasión que allí los convocaba, fueron colocándose en estricto orden bajo las armadas estipuladas y preparándose para lo que se les vendría encima. Si es complicado montear con lluvia y viento, aún lo es más a los cochinos, pues el importante sentido del oído, que permite al montero anticiparse al lance, quedó prácticamente inutilizado.

A pesar del agua los perros trabajaron bien -vaya si trabajaron- y nos contaba Rafael que ya en la misma suelta se quedaron sin la mitad de las rehalas debido al gran número de cochinos que allí mismo levantaban. Precioso y singular, único, el espectacular cochino albino, probable medalla de oro a poco que cumpla dentro, abatido por nuestro fiel lector Javier Parrilla en compañía e inestimable ayuda y participación en el lance de su hijo Javier, en el puesto nº4. En su armada, llamada la Madre de Sol y una de las más agraciadas en cuanto al encame de los cochinos, los monteros pudieron cobrar 21 guarros y un espectacular muflón entre las nueve posturas.

No obstante la climatología, el resultado y disfrute fue espectacular. Nada más y nada menos que 60 cochinos y 3 muflones muy bonitos- incluidos en el cupo a res muerta-, además de las 18 muflonas descastadas, conformaron un bello tapete en una tarde que dio tregua pluviométrica y que permitió a los monteros disfrutar del plantel y de las charlas aledañas hasta entrada la noche.

Los resultados finales de esta montería, fueron de 60 cochinos (13 buenas bocas), 3 muflones medallables y 18 muflonas descastadas.

LdelaT
Caza y safaris
Cazawonke.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.