Cazando con el calibre .30”: el .308 Winchester

Punto de mira marzo

Comparar es esto, hacer un recorrido que parta del estudio del número, para acabar poniendo las verdad con pruebas sobre el terreno. Quedarse, simplemente, en la primera parte es un generador de errores. ¿Por qué? Sencillamente, porque magnifican de forma exagerada el comportamiento de vuelo y terminal de los cartuchos probados.

Haga una prueba, coja un catálogo de una cartuchera cualquiera y siéntese un rato a analizar las cifras de los diferentes cartuchos que allí aparecen. Es fácil acabar pensando que sólo mata aquello que tiene mas velocidad, que únicamente sirven para tirar lejos los que tiene la trayectoria más plana, quedando el resto como mediocres. Y es que la teoría debe ser pesada, para extraer toda su verdad, bajo el paraguas de la experiencia y del sentido común.

Deja un comentario