Gestión de las hembras ‘de cuerna’

Podríamos diferenciar a nuestros ungulados cinegéticos, dejando de lado al jabalí, en dos grandes grupos: aquellos que tienen ‘cuernos’ y, por tanto, no los pierden en ningún momento de su vida, presentando un crecimiento continuo a lo largo de ésta, con una velocidad y calidad que dependerá, entre otros asuntos, de la disponibilidad de alimento, de la meteorología o del propio hábitat, y otro grupo en el que incluiríamos a los ungulados con ‘cuernas’, esto es, aquellos que anualmente renuevan sus trofeos.

El primer grupo se encuentran la cabra montés, el rebeco y el muflón, mientras que en el segundo estarían el ciervo, el gamo y el corzo.

Además de aspectos morfológicos y biológicos, ambos grupos difieren también en que, en el primer caso, las hembras portan cuernos, como los machos, a pesar de contar con un menor desarrollo, mientras que, en los segundos, las cuernas son atributo exclusivo de éstos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.