Cientos de jabalíes amenazan la huerta valenciana

Fuente: Las Provincias.es – J. A. Marrahí, Valencia, 05/07/2012

Los habitantes del monte también se cuentan entre los perjudicados por los gravísimos incendios de Cortes de Pallás y Andilla. Según fuentes de la Federación de Caza de la Comunitat Valenciana, han perecido miles de animales, entre ellos alrededor de un centenar de cabras montesas en la zona de Cortes de Pallás.

Pero hay otro detalle preocupante. Román Samper, técnico forestal y portavoz de la Fereración, asegura que «muchos de los jabalíes que poblaban las zonas afectadas van a tener que buscar refugio en montes más próximos a la huerta valenciana, donde se puede producir en los próximos meses una superpoblación con el consiguiente daño a los campos». Esta especie, explica, «ha perdido una buena parte de su hábitat natural y, a buen seguro, los animales huidos del incendio se refugiarán en zonas boscosas más cercanas a las poblaciones y a las áreas agrícolas».

La federación ha convocado una reunión urgente para el próximo lunes con los clubes de caza propietarios de cotos afectados. Según Samper, más de un 90 por ciento de la superficie de monte arrasada corresponde a terrenos para cazar, bien en manos privadas o de los clubes de caza.

En el caso de la cabra montés, los aficionados calculan que se han perdido alrededor de un centenar en la zona de Cortes de Pallás, «sobre todo aquellas que estaban enfermas de sarna y carecían de la fortaleza necesaria para huir de las llamas y el humo», detalla el experto. También las aves de caza menor, como la perdiz roja, han sufrido los devastadores efectos de los incendios. Se trata de especies que estaban en época de reproducción, con lo que han muerto crías y se han perdido nidos con huevos.

Además de los terribles daños ecológicos para el monte valenciano, los aficionados a la caza lamentan pérdidas de miles de euros. Por un lado se han quemado estructuras cinegéticas como comederos y bebederos. En cada coto hay entre 80 y 100 de estas pequeñas construcciones para el sustento de los animales. Cada comedero cuesta unos 40 euros y los bebederos, entre 100 y 150, valora la federación. Los cazadores prevén exigir a la Generalitat ayudas para poder reponer estos desperfectos.

Pero no es el único daño económico. Centenares de socios de los clubes afectados por el fuego habían pagado abonos de 100 euros por poder cazar en cotos que ahora, sencillamente, no existen más allá de los carteles que han quedado en pie. Ante esta situación, se prevé que sean mucho los aficionados que pidan una devolución del importe al no poder ver satisfecho su deseo de cazar todo el año.
«Nunca nos habíamos visto en una situación semejante», confiesa Samper. La federación va a dirigir ahora sus esfuerzos a coordinar a los presidentes de los clubes para evaluar perdidas, exigir ayudas y dar soluciones a un panorama que se perfila «desastroso».

Ecologistas en Acción del País Valencià lamentó ayer «profundamente» los daños personales y materiales sufridos por los ciudadanos. También aludieron a la «terrible pérdida» de patrimonio natural de «incalculable» valor ecológico de los incendios de Cortes de Pallás y Andilla. La organización ecologista ha instado al Consell a una «profunda revisión» de la política forestal, a que se apueste «de verdad por una gestión y prevención adecuada, planificada y con suficientes medios personales». De no hacerlo, advierte, la virulencia de los incendios se magnifica.

Deja un comentario