SCI Atlacatl – El Salvador impulsa un curso de cacería responsable para cazadores locales

Todos los participantes con sus diplomas, junto a los instructores del mismo.
Por J.Thomas Saldias, representante Regional para Latinoamérica y el Caribe del SCI

Desde mayo del 2009, cuando visitamos este hermoso y fraterno país para apoyar en el establecimiento del Capítulo SCI – Atlacatl (SCI-AES), no habíamos tenido oportunidad de visitarlos nuevamente. Por eso, aprovechando que Eduardo Poma (presidente del SCI-AES), Carlos Castaneda (vicepresidente) e Iván Meléndez (presidente de la Asociación de Cazadores Salvadoreños, ACASAL) se preparaban para dictar el primer curso de cacería responsable bajo la nueva normativa nacional (que exige este curso), les pedí si podía visitarles y colaborar con ellos en esta iniciativa.

El Salvador es un país con aproximadamente siete millones de habitantes, de los cuales casi dos millones viven en los Estados Unidos. Ello hace que el país refleje en su arquitectura, orden y limpieza, la influencia de tantos compatriotas viviendo y remesando divisas a su país.

Desde la primera vez que visité San Salvador y sus alrededores, incluyendo unas playas de ensueño, quedé convencido que la imagen que se transmite en televisión no tiene nada que ver con lo que la realidad refleja. El Salvador es, en buenas cuentas, un país maravilloso con gente que recibe a sus visitantes con los brazos abiertos.

Primera parte del curso de cacería responsable
Llegamos un viernes por la tarde e inmediatamente nos pusimos a trabajar con Eduardo, Carlos e Iván, pues al día siguiente se iniciaría el curso de cacería responsable. Este curso ha sido implementado tomando como base el exitoso programa de Texas, del que yo mismo hice la traducción, y junto a Terry Erwin (en su momento presidente de la International Hunter Education Association, IHEA), el “padrino” de la educación en la caza en nuestra región, viajamos primero al Perú (2007) y desde allí hemos promovido el curso en México, El Salvador y estamos en conversaciones en estos momentos para implementarlo en otros países donde el Safari Club Internacional tiene capítulos.

Como es sabido, este programa es obligatorio (con algunas condiciones) en todos los estados de la unión americana y Canadá. Habíamos reservado un ambiente en Fusal –Fundación El Salvador, patrocinada por la familia Poma – sin conocer la respuesta de los cazadores. Al comenzar el día ya teníamos 25 personas, un número bastante elevado para esta región. Había sin duda mucha expectativa, sobretodo porque las licencias de caza que se vencerían en agosto requerirían comprobante de haber aprobado este curso para renovarlas.

Como siempre sucede en los países donde se busca la formalización de la comunidad de cazadores y se ha implementado este curso, aquellos que sienten que se les ‘fuerza’ a tomar estas clases son los que llegan con una actitud un poco desafiante, por decir lo menos. Sin embargo, al transcurrir las horas y descubrir la camaradería reinante esta actitud cambia al final del día y los cazadores nos hermanamos como si estuviéramos en un campo de caza. Este es uno de los beneficios tangibles del curso, la camaradería entre aficionados a la cinegética.

Comenzamos la semana reuniéndonos con Néstor Herrera, director de Ecología del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (MARN), entidad que tiene a cargo el control y regulación de la caza deportiva. Habíamos intercambiado varios correos con Néstor, pero era la primera vez que teníamos oportunidad de conocernos en persona. Néstor había sido invitado a la capacitación para los funcionarios de las agencias de conservación de nuestra región en Texas, pero lamentablemente a última hora no pudo asistir.

Conversamos de muchos temas y sobretodo encontramos comunión de objetivos en la promoción del uso sostenible del recurso de fauna silvestre. Néstor ha sido muy receptivo a las sugerencias y aportes tanto de SCI –AES como de ACASAL; por lo que la normativa que se viene generando para el siguiente año (2012-2013) tiene mejoras sustantivas. Uno de los temas que llamó mi atención profundamente fue el reporte del avance del coyote (Canis latrans) en el territorio salvadoreño, habiéndose producido ya conflictos, especialmente tres ataques reportados a niños en la zona norte del país. El coyote, conocido como houdini por la capacidad de adaptación y de escape, ha avanzado naturalmente hacia el sur y con gran rapidez ha diezmado en algunas zonas la población de conejos. Naturalmente, ofrecimos nuestra colaboración para enfrentar esta invasión norteña. La próxima resolución debe incorporar esta especie como una especie disponible para los cazadores deportivos a nivel nacional.

La caza deportiva en El Salvador se concentra en especies de caza menor, y en la pluma, donde tienen un excelente potencial de convertirse en un destino cinegético de primera importancia, sobre todo considerando que se encuentran a menos de 2,5 horas de vuelo desde Houston, Texas.

También conversamos sobre la necesidad de realizar un estudio poblacional sobre el venado de cola blanca, para lo cual ya habíamos contactado a un consultor local para que nos preparase el proyecto. En reuniones previas, el MARN había establecido los parámetros para la realización de este estudio, y asumíamos el compromiso de buscarle financiación a través del la Fundación del SCI (SCIF).

Diálogo fluido entre cazadores y ecologistas
Gracias a una sugerencia de Néstor, quien nos gestionó la visita, conocimos al Arq. Álvaro Moisés, director ejecutivo de SalvaNatura, quizás la fundación ecológica más prestigiosa de El Salvador. Junto a Iván Meléndez, nos presentamos sin conocer cuál sería su reacción al conocer a un par de “cazadores”. Cuando tuvimos oportunidad de conversar con él y presentarnos, hablándole del tema en común sobre el uso sostenible, nuestros puntos de convergencia solo fueron creciendo a la par con nuestra emoción. SalvaNatura es administrador de dos parques nacionales (incluyendo El Imposible, el parque nacional más emblemático del país). Hablamos de la posibilidad de estrechar vínculos y colaborar en proyectos de mutuo interés. Así surgió la primera propuesta de trabajar hacia la coadministración de un humedal en el cual se pueda incluir la caza deportiva dentro del plan de manejo. Sin pensarlo mucho, le propusimos firmar una carta de intención, la cual trabajamos durante la semana y pudimos firmarla al final de nuestra visita. Esta alianza estratégica marca un hito en la región al concretar la unión de cazadores y ecologistas de reconocido prestigio en pro del uso sostenible en Centroamérica.

Al día siguiente tuvimos oportunidad de visitar el Palacio Legislativo junto a Eduardo Poma e Iván Meléndez. Nos recibieron los diputados Ernesto Angulo y el coronel José A. Almendáriz; a quienes tuvimos oportunidad de presentar los diferentes avances que se estaban gestando. También conocimos al Lic. Mario Marroquín, coordinador del grupo parlamentario ARENA, quien quedó muy interesado en el tema del turismo cinegético.

Unidad frente a la tenencia legal de armas de fuego
Durante la cena fundraising logramos conversar con la diputada Ana Vilma Escobar, ex-vicepresidenta del país y actual diputada. Del mismo modo, les informamos de las diferentes propuestas desarmistas que se vienen presentando a nivel latinoamericano, de manera organizada y bien financiada por organismos internacionales. El coronel Almendáriz es el autor de la actual ley de armas de fuego en el país y quedó muy interesado en conocer en mayor detalle las diferentes propuestas, así como quedamos en transmitirle la información de contacto de las personas que en sus respectivos países coordinan la defensa de los legítimos propietarios de armas de fuego.

También tuvimos oportunidad de reunirnos con Julio Gonzales Suvillaga, presidente del Club de Skeet y el coronel Francisco Ramos, presidente de la Asociación Salvadoreña de Tiro Práctico. En ambos casos, y por separado, conversamos sobre esta amenaza latente que se cierne sobre nuestros países. Al encontrar puntos de convergencia e interés, acordamos firmar una carta de intención para la conformación de una coalición que procure la defensa del derecho a la búsqueda de la seguridad ciudadana, consagrado en la Constitución de El Salvador, habiéndose firmado al final de la semana entre SCI-AES, ACASAL y la Asociación Salvadoreña de Tiro Práctico.

Esta coalición dejó abierta la invitación para que otras instituciones se sumen en igualdad de condiciones para hacer un frente común y colaborar con la autoridad nacional en el control y tráfico de las armas ilegales que existen en nuestros países. Es así que esta coalición buscará también integrarse a la red latinoamericana que venimos gestando.

Finalmente, y gracias a las gestiones de nuestro gran amigo y colaborador Víctor Osorio, obtuvimos una entrevista con el comisionado Vladimir Cáceres, jefe de la División de la Policía de Turismo a nivel nacional. El comisionado Cáceres también se interesó muchísimo por el tema del turismo cinegético y por la posibilidad de establecer un programa de capacitación a sus agentes, quienes en muchos casos son quienes intervienen a cazadores durante sus salidas de caza. Demás está decirlo, son quienes también capturan furtivos en algunas áreas del país. Ofrecimos al comisionado Cáceres no solo el apoyo del SCI-AES y ACASAL, sino que por nuestro intermediario Julio Gonzales les ofrecía las instalaciones del Club de Skeet para que sus oficiales pudiesen hacer sus prácticas de tiro. Víctor también hizo las gestiones para que conociéramos a un grupo de amigos cazadores de Guatemala, con quienes hemos iniciado conversaciones en busca de establecer un capítulo de SCI en esta hermana nación.

Ya al final de la noche tuvimos nuestra cena fundraiser cortesía de Eduardo Poma. Los concurrentes no solo pudieron apreciar los hermosos trofeos que Eduardo ha ido coleccionando en sus viajes cinegéticos, sino que tuvieron oportunidad de departir en camaradería con viejos y nuevos amigos. La ocasión permitió la firma de las cartas de intención entre SCI-AES, ACASAL y SalvaNATURA, y también entre SCI-AES, ACASAL y la Asociación Salvadoreña de Tiro Práctico, dando inicio a la conformación de una coalición en defensa de los legítimos propietarios de armas de fuego en El Salvador. Esta cena contó con la grata y honorable visita de los diputados Ana Vilma Escobar, Ernesto Angulo y el coronel José Almendariz.

Fin del curso
En nuestro último día de visita y trabajo ofrecimos, junto a José Zaldaña, Baltazar Gémez, Carlos Castaneda e Ivén Meléndez, instructores certificados para el curso, la segunda y última parte del curso. Este día la gente estuvo mucho más animada y ya se había logrado establecer el vínculo amical entre ellos. Aprovechamos la visita para presentar a Ricardo Ibarra, el consultor encargado de hacer el estudio sobre el venado de cola blanca, y para quien pedimos el apoyo de los cazadores en mostrar sus “huecos” a fin de que Ricardo pudiese documentar la sobrepoblación existente en algunas zonas, lo que ha llevado a que los agricultores tomen drásticas medidas para reducir su población. Todos los participantes lograron aprobar el curso, lo que demuestra la alta calidad y preparación no solo de los instructores locales sino también de la atención e interés que generó este curso.

Ya terminada la jornada, salimos a celebrar y comer unas deliciosas pupusas, plato típico y tradicional del país. Al día siguiente me embarcaba de regreso a Denver, donde la patrona ya me esperaba contando los días que había estado fuera alborotando a todos los amigos.

No me queda sino agradecer a Norbert Ullmann, nuestro constante y siempre dispuesto patrocinador para las acciones que realizamos en nuestra región, junto al grupo de dedicados conservacionistas que lideran los capítulos locales de SCI.

Un agradecimiento especial a Eduardo Poma, Presidente de SCI-AES y a todo su equipo personal que siempre estuvieron a disposición; a Carlos Castaneda, Ivan Meléndez, Victor Osorio, Esteban Aguillón, Jose Zaldaña (quien me brindó mi primera instrucción en ISPC) y a todos los hermanos salvadoreños que hicieron posible que mi visita fuese una gratísima experiencia. Quedo pendiente de regresar para disfrutar de la tirada de patos y el buceo en el Pacífico para cazar también bajo el agua, pero ahora sí, con patrona incluida.

Todos los participantes lograron aprobar el curso, lo que demuestra la alta calidad y preparación de los instructores locales y la atención e interés que generó el curso.
Imagen correspondiente a la cena ‘fundraising’ del SCI Atlacatl – El Salvador.
Firma de la carta de intención entre SCI/ACASAL y la Asociación Salvadoreña de Tiro Practico, representada por el coronel Francisco Ramos.
Con Julio Gonzales Suvillaga, presidente del Club de Skeet, y Néstor Herrera.
En la visita al Palacio Legislativo. De izquierda a derecha Mario Marroquin, el diputado Ernesto Angulo, Eduardo Poma e Iván Meléndez.
Con el diputado coronel José Almendariz.
Junto al sargento Oswaldo Fuentes (izquierda) y el comisionado Vladimiro Cáceres, jefe de la División Policial de Turismo.
Con Néstor Herrera, jefe de Ecología del MARN.
Junto al jefe de SalvaNatura, Álvaro Moisés.
Con la diputada Ana Vilma Escobar.

 

Deja un comentario