Lancear jabalíes, práctica ‘de caballeros’ o ‘crueldad de otros tiempos’

Fuente: ElMundo.es – Xaime Méndez Baudot, Madrid, 26/08/2012
Las agrupaciones ecologistas hablan de “sumisión” de la Junta de Castilla-La Mancha ante el sector cinegético. Los cazadores, de regular una modalidad que generará un gran beneficio económico para la comunidad. El cambio en el reglamento de caza para incluir el lanceo a caballo es el motivo de esta nueva disputa entre ecologistas y el mundo de la caza.

Hasta ahora, la caza del jabalí sólo era permitida en mano. Es decir, a pie y con perros. La nueva modificación aprobada por la comunidad autónoma el pasado viernes 17 de agosto, acepta una petición de una parte del sector cinegético que reclamaba poder realizar la caza del jabalí con lanzas y a caballo. La Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética y la Conservación del Medio Ambiente (APROCA) ha sido la que ha llevado las negociaciones con la administración, contando con la ayuda del Club Internacional de Lanceo, de nacimiento español.

“Castilla-La Mancha se ha puesto al servicio de unos pocos para aceptar ser la punta de lanza del modelo cinegético más intensivo, cruel y sanguinario”, se queja Miguel Ángel Hernández, portavoz de Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha. Está convencido de que esta normativa se aprueba por “presiones de fincas que ha lo practicaban y que eran conscientes de que lo hacían de manera ilegal”.

“Alegal, que no es lo mismo que ilegal”, puntualiza Enrique del Águila, lancero mayor del Club Internacional de Lanceo. Pone como ejemplo la cetrería, que antes estaba expresamente prohibida por el reglamento, “lo que la convertía en ilegal si la practicabas”. Sin embargo, recuerda que el lanceo no se prohibía, por lo que había “un vacío” y la Junta lo ha resuelto.

La practica del lanceo a caballo consiste en batir un terreno entre varios cazadores montando a caballo y con lanzas que no pueden superar los 3,50 metros. La carrera se inicia cuando se divisa un jabalí, cuya captura se realiza clavando la lanza en el animal, “el que lo hiere, es suyo”, puntualiza Del Águila, y tratando de ser lo más rápido posible. “Somos un club de caballeros”, asegura el lancero mayor, que pretende recuperar y divulgar “a todos los niveles” el lanceo a caballo.
Una práctica que desde Ecologistas en Acción consideran “especialmente cruel”, ya que “no se consigue cobrar la pieza hasta que ésta es lanceada numerosas veces y cae”. Desde el club de lanceo no lo consideran así, y afirman que, aunque cuando alguien “toca” un jabalí, la pieza es suya, cuando está herido “lo remata cualquiera y lo más rápido posible”.

El lancero mayor no considera que esta práctica sea peor que otras modalidades de cazar jabalíes. Incluso habla de que, en ocasiones, los perros apresan un jabalí y “hasta que no llega el perrero, que a lo mejor tarda una hora, el animal sigue con vida”.

Empleo e ingresos
“Tiene tirón”, admite Enrique del Águila, que habla de que a su club le han llegado peticiones para participar en cacerías a caballo en Castilla-La Mancha de ingleses, americanos y alemanes. El lancero opina que la economía es lo que más en cuenta ha tenido la administración para legalizar esta práctica. “Aquí la caza es una fuente económica muy importante, si no la más importante, y ello lo saben. En Castilla-La Mancha sería muy difícil ver turismo y nosotros traemos turismo cinegético”.

Un argumento que convenció a la Junta, que justifica la medida alegando que “en el actual momento, la caza debe potenciarse no sólo como una actividad de ocio, sino también como un recurso generador de empleo”. La consejera de Media Ambiente, María Luisa Soriano, durante su comparecencia tras la aprobación del nuevo reglamento, rechazó las quejas ecologistas sobre esta práctica, asegurando que “no hay argumento técnico ni científico” que sostenga que lancear jabalíes sea más cruel que otras prácticas.

Para los críticos, como Miguel Ángel Hernández, el turismo y el crecimiento económico son sólo “una excusa, un argumento falaz y pobre”. Puntualizan que los que realizan esta práctica no son tan numerosos como para que repercuta y que lo único que se consigue con estas “servidumbres al lobby cinegético” es implantar un modelo “arcaico y trasnochado que cada día se aleja más de la ética y del respeto al medio natural”.

Además, Hernández se queja de la actitud del Gobierno. “Lo que llama mucho la atención es que no fuese diligente en su día para penalizar esta modalidad cuando era ilegal y sí lo sea para aprobar esta normativa”, afirma el portavoz ecologista. Para su organización, esto deja claro que “tenían conocimiento” de que se practicaba “pero miraron para otro lado”.

Sin embargo, reconoce que ni ellos mismos tenían conocimiento de que se lanceasen jabalíes en España, como en el parque nacional de Doñana, aunque con puntualización. Allí, se organizan institucionalmente dos batidas al año con el objetivo de controlar la población de jabalíes, “mientras que los únicos que la tienen regulada como tal sin permisos especiales es Castilla-La Mancha” se alegra Enrique del Águila.

Que Castilla-La Mancha sea la primera en institucionalizarlo es motivo de celebración para unos y de queja para otros. Los ecologistas temen que otras comunidades sigan el sendero abierto por el Gobierno de María Dolores de Cospedal, mientras otros creen que recuperar una tradición cinegética secular ayudará. ¿A qué? Hasta octubre que se abra el periodo de caza habrá que esperar para ver si los efectos sobre la economía y el empleo tienen repercusión. Por el momento, los lanceros preparan sus caballos y utensilios de caza. Los ecologistas, campañas, “internacionales si es preciso”, contra lo que consideran una vuelta al medievo.

Deja un comentario