Fallece un cazador en Sopuerta de un tiro en el abdomen

Fuente: elcorreo.es

José María P. E., un cazador de Castro Urdiales de 61 años, falleció sobre la una de la tarde de ayer al recibir un tiro en el abdomen mientras participaba junto a una veintena de personas en una batida de jabalíes en la localidad encartada de Sopuerta (Vizcaya). La Ertzaintza ha abierto una investigación para esclarecer las causas del fallecimiento. No obstante, el Departamento de Interior del Gobierno vasco maneja «la muerte accidental» como causa del siniestro. Sostiene que la víctima pudo morir como consecuencia de un disparo fortuito proveniente de un compañero de cacería. Así lo dejaron entrever también varios amigos del finado y vecinos de El Castaño, barrio cercano al coto donde tuvo lugar la batida.
«Vivo en la carretera que sube al monte Alen y por la mañana vi pasar varias furgonetas cargadas con perros», explicó una lugareña. Sin embargo, se extrañó al percatarse del paso de una ambulancia medicalizada por la zona varias horas después, mientras «un helicóptero de la Policía sobrevolaba el cielo». SOS Deiak movilizó recursos de Osakidetza y Ertzaintza tras recibir el aviso de que un cazador se encontraba «gravemente herido». Minutos después de la una de la tarde, los sanitarios confirmaron la defunción de José María P. E.

«Una persona muy querida»
El suceso conmocionó a la pedanía castreña de Sámano, donde había residido toda la vida. ‘Mari’, como le conocían todos sus vecinos, era una persona «muy querida». También «un gran aficionado» a las batidas. «Yo le acompañé durante mucho tiempo, pero hace unos tres años que lo dejé», afirmó José Luis, un íntimo suyo. Consternado, insinuó que posiblemente «un despiste» le jugó «una mala pasada. En estas cacerías, cada participante tiene que estar muy quieto en el puesto que le ha tocado. Se tuvo que mover o algo parecido para que el otro cazador le confundiese con un jabalí. De lo contrario, nunca se le habría ocurrido disparar», subrayó.
La partida contaba con todos los permisos de la Diputación. «Era una de las muchas que se organizan por aquí, sobre todo a partir de la veda del jabalí en septiembre», confirmaron varios vecinos de Sopuerta. El alcalde de Sámano, Fermín Urquijo, elogió ayer el carácter del fallecido. Encofrador jubilado, aseguró que ‘Mari’ «participaba bastante en la vida social del pueblo, sobre todo en las fiestas con una txosna».

Deja un comentario