Abundan los grandes jabalíes

Fuente: eldiariomontanes.es

Cincuenta y cinco jabalíes y un lobo. Este es el resultado del último fin de semana de cacerías en la Reserva del Saja. Quizá aún no se ha llegado al nivel de la temporada pasada, aunque es cierto que las sensaciones van siendo, día a día, un poco mejores. Lo son, porque cada vez se ven más jabalíes y porque las condiciones para poder cazarlos también son mejores.

 

El medio centenar largo de suidos abatido en las cacerías del sábado y el domingo, muchos de ellos de gran tamaño y con buenas bocas, confirma la buena salud de la Reserva. Y es que son muchos los cerdos salvajes que se ven en los montes de este espacio cinegético. Los cupos, en unos casos, y el estado del monte en esta época del año (maleza demasiado alta), en otros, han impedido que los resultados hayan sido mejores.

Un buen ejemplo de ello es lo ocurrido en lotes como Caviña, Cieza Norte, Montequemao o Coo, en el Nansa -la primera- y Valdeiguña -las otras tres-, en donde se completaron los cupos y, además, se vieron jabalíes suficientes como para haber abatido algún ejemplar más. Sin embargo, también hay ejemplos de montes en los que las cosas no acaban de marchar bien del todo. Panda Carrielda, La Hoyona o Pámanes, todos en Liébana, o Frente y Navas y Bárcena Verdujal, en el Nansa, cerraron el fin de semana con unos resultados que sólo pueden calificarse como pobres.

Por comarcas, Liébana, aunque registró algunas cacerías para olvidar, se llevó la palma en cuanto a número de jabalíes abatidos. En total se cazaron 34 animales. A esta cifra, el monte que más aportó fue Milebaños, de donde los de Daniel Terán se bajaron con ocho ejemplares en la que, sin duda, fue la mejor batida de la semana. Con un ejemplar menos se tuvieron que conformar Fernando Moya y los suyos en Sobreiglesias. Los cinco de Bicobres Sur (Juan José Fernández) y los cuatro de Monte Cubino (Domingo Blanco) y Dobra Regaos (José M. Gutiérrez), completaron el cupo de buenas cacerías en la comarca lebaniega.

Otro lobo

En Campoo, también hubo de todo. Por ejemplo, muy satisfechos se bajaron de Argüeso los componentes de la cuadrilla de Ángel Visoquin, que se hicieron con dos buenos jabalíes y, además, con el segundo ejemplar de lobo abatido en lo que va de temporada en la Reserva. Cierto es que se han visto más ejemplares y que, incluso, se les ha tirado, pero, sin embargo, sólo se han matado dos, ambos en Campoo (Fontecha y Argüeso). Tampoco les fue mal a los de Víctor Manuel Álvarez, que se hicieron con otro gran jabalí en Milagro. Peor parados salieron los de Adolfo del Pozo de Villacantid, en donde no tocaron pelo. Cabuérniga tuvo su mejor cacería en La Miña, en donde los de Ángel Luis Sánchez mataron un par de jabalíes. La Mahílla, San Cifrián y Viaña, con uno, compensaron en parte los patinazos de Mozagruco y Rozalén, que acabaron con un cero. En el Nansa, se mataron tres en Caviña (Julio García) y dos en El Táladro (Rodrigo Pérez).

Por último, en la comarca de Valdeiguña destacan las cacerías de Félix Vega en Coo; Daniel García en Montequemao; y Daniel González en Cieza Norte. En los tres casos se completó el cupo de dos jabalíes, destacando además que hubo ejemplares que rondaron los cien kilos, como el abatido por Víctor González en Cieza, en concreto en el Pernal del Oso, y el de Domingo Fernández, en Cuchisecos, en el lote de Montequemao.

Deja un comentario