Un perro pide la independencia y desata un conflicto nacionalista en Baleares

Fuente: elmundo.es

Mientras España amenaza con empezar a resquebrajarse por Cataluña, en Baleares se ha desatado sin previo aviso un nuevo conflicto nacionalista: el podenco quiere ser ibicenco.

Así es. Al parecer, según la asociación de criadores de esta raza de perro en la isla, el podenco no quiere ser balear ni español y mucho menos mallorquín, sino simplemente ibicenco. Un conflicto identitario que ha desatado el enésimo enfrentamiento político entre las islas de Mallorca e Ibiza ante el temor de los criadores de que los mallorquines quieran apoderarse de su raza. La vieja historia del perro grande que se come al chico.

 

De hecho, ya lo han intentado dos veces este año, según figura en el Boletín Oficial de las Islas Baleares (BOIB), cuando el Consell de Mallorca dirigido por la popular María Salom se inventaba la raza ‘podenco autóctono de Baleares’. Un gesto aparentemente inocente que no ha tardado en provocar una guerra interinsular.

Lo primero que han hecho los criadores es echarle los perros al Consell de Mallorca. Varias manifestaciones perrunas se lanzaron a las calles de la isla en las últimas semanas, en las que los dueños paseaban a sus animales luciendo camisetas con la bandera de Ibiza y lemas contra el mallorquín opresor: “Cada u lo seu, s’ ase es mallorquí, però es ca es eivissenc” (Cada uno a lo suyo, el burro es mallorquín, pero el podenco es ibicenco).

El Consell Insular de Ibiza también puso el aparato político en marcha, colocando a su conseller de Agricultura, Pesca, Caza y Cooperación Municipal, Antoni Marí ‘Carraca’, del lado de los criadores ibicencos, y convocando con carácter urgente a una reunión a tres bandas al conseller balear de Medio Ambiente, Gabriel Company, para que ejerciera de intermediario entre los consells de Mallorca y de Ibiza.

La Asociación de Criadores Ibicencos salió de la reunión con un humor de perros. A pesar de que un ojiplático Company les dijo que de acuerdo, que se exigiría al Consell de Mallorca una rectificación inmediata de esos dos números del Boletin Oficial de las Islas Baleares, no acaban de creérselo porque no les confirmó cuándo se haría.

El portavoz de la Asociación de Criadores Ibicencos, Antonio Serra, se llevaba las manos a la cabeza recriminando a Company “cómo pudo llegar al BOIB ese error y que no se hayan enterado de que esa raza no existe, que sólo existe el ca eivissenc”, y le advertían que o hacía que se rectificara o le pondrían un contencioso-administrativo.

“No podemos consentir que se cambie el nombre de la raza. Hace años que lo intentan y no se puede tolerar y mucho menos por el nombre de podenco de las Islas Baleares sólo porque a los mallorquines les sepa mal que tengamos en Ibiza una raza propia”, explica Serra.

Dos semanas después de la reunión todavía no se ha solucionado el problema y la Asociación de Criadores ha decidido pasar al ataque e iniciar la recaudación de fondos para demandar al Govern balear.

El miércoles, desde el Consell de Ibiza se aseguraba que el Govern balear le había dicho que ya habían dado instrucciones al Consell de Mallorca para que dieran marcha atrás en sus intenciones de crear la raza de podenco balear, pero de momento nada de nada: “Se me ha comunicado de palabra. Todos los pasos que damos son en defensa de la raza ibicenca”, aseguraba Antoni Marí.

Es por eso que el pasado sábado por la tarde la Asociación organizó el encuentro ‘Trobada per a sa defensa des ca eivissenc’ en la plaza de Jesús para recaudar fondos destinados a sufragar los costes del recurso contencioso, y que contará con la actuación de varios grupos musicales de la isla como Pota Lait o Statuas de Sal.

El objetivo no es otro que implicar a toda la sociedad ibicenca en una especie de algarada anti mallorquina. “Hasta ahora, sólo éramos los criadores los que protestábamos, pero con la fiesta, seremos todos los ibicencos los que rechazaremos las intenciones del Govern”, señalaban desde la organización, que cuenta en la actualidad con 230 socios, y que en los últimos cinco años ha registrado 1.080 podencos ibicencos.

La importancia que se le da a este perro en la isla se demuestra en que una estatua en su honor preside la rotonda de Pacha, en una de las principales arterias de entrada a la ciudad de Ibiza.

La estatua generó cierta controversia por su aspecto, siete podencos sobre una mano, que cada verano asaltan los clubbers para fotografiarse encima de ellos; así como por su precio, 60.000 euros, que se gastó el anterior gobierno de izquierda de Ibiza para su instalación, primero, por hacerlo en plena crisis económica, y luego, por suponer mucho más de lo que dedica anualmente en ayudas a la Cruz Roja.

Según la Federación Cinológica Internacional sólo existen cinco clases de podencos: el ibicenco, el canario, el portugués, el cinerco del Etna y el Pharaho Hound.

Deja un comentario