Siero quiere cazar más jabalíes, que ya rondan los núcleos urbanos

Fuente: lne.es

Los ataques de jabalíes a fincas particulares en Siero van camino de convertirse en un problema de seguridad. El concejal de Participación Ciudadana, Valeriano Rodríguez, señaló ayer, durante una reunión con afectados por los jabalíes de Anes, Celles y Ferrera, que estos animales ya se dejan ver en las cercanías de los núcleos más poblados del concejo, y que incluso se ha denunciado su presencia en el parque público de La Fresneda.

Una situación ante la cual el Consistorio sierense reclama a la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos que tome medidas, empezando por la aprobación de «perrerías» y el incremento de cupos de caza.
Según constata Rodríguez, los jabalíes han irrumpido en los últimos meses en terrenos públicos y privados de Anes, Aramil, Marcenado, Limanes, Celles, Ferrera y Granda, además de en el parque de La Acebera de Lugones y en el mencionado parque público de La Fresneda. «El problema se está agrandando», sostiene al respecto Rodríguez, al que los vecinos de los núcleos rurales también reclaman control sobre los corzos.
A juicio de los vecinos, el principal problema reside en que la cabaña de jabalíes se ha incrementado en los últimos años. «Si crían dos veces al año, a razón de seis animales por camada, y matamos sólo cuatro, a ver qué pasa en unos años», señaló ayer un afectado.
Para minimizar el problema, Rodríguez pide a la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos y a la sociedad de cazadores que incrementen los cupos de caza.

Según explica Rodríguez, la Consejería permite a cada cuadrilla cazar hasta seis piezas por salida, pero la sociedad de cazadores limita el número a dos jabalíes y un corzo, por lo que pretende que los cupos se incrementen. La ausencia de los representantes de la Sociedad de Cazadores Siero-Noreña en la reunión de ayer impidió a Rodríguez hacerles la petición allí mismo, aunque el edil se comprometió con los afectados a contactar con la sociedad a la mayor brevedad.
Además, Rodríguez insta a la Consejería a facilitar la ejecución de «perrerías», que son maniobras realizadas por los cazadores, auxiliados por perros, que peinan el terreno con el objeto de forzar a los jabalíes a desplazarse y ahuyentarlos de las cercanías de los núcleos poblados.
Además, el edil vería positivo permitir los «aguardos nocturnos», unas guardias encaminadas a cazar a los animales que entran de manera sistemática en un terreno, pero que en la actualidad son motivo de sanción.

Deja un comentario