Los cazadores de Torres Torres pueden ser embargados por incumplir una sentencia

Fuente: levante-emv.com

 

La sociedad de cazadores de Torres Torres puede pagar muy caro el incumplimiento de una sentencia de la Audiencia Provincial de Valencian que le obliga a indemnizar con unos 6.500 euros al conductor de un coche que sufrió un accidente en octubre de 2006 cuando un jabalí atravesó la autovía Sagunt-Teruel.

Pese a que se llegó a un acuerdo de pago fraccionando de tres meses con la parte demandante, solo se ha hecho efectivo el primero de los plazos, de 2.500 euros, y todavía quedarían por abonar otros 4.000 euros, pendientes desde octubre del año pasado; una deuda que podría comprometer el patrimonio de los socios e incluso los derechos del coto.

La demora en el pago ha llevado a la parte afectada a solicitar la ejecución de la sentencia, según han revelado los cazadores, lo que podría acarrear el embargo de bienes y patrimonio de algunos de los socios del coto para hacer frente a la deuda, al no tener la sociedad personalidad jurídica y al aplicarse el principio de responsabilidad solidaria, según la abogada. “El periodo de pago voluntario ya ha pasado y el peligro ahora es que embarguen, si no se abona lo que se debe”, apunta.
Desde la sociedad se insiste en que “no tenemos dinero para hacer frente a este pago. Ya tuvimos que hacer una derrama para el primer plazo, pero las cosas ahora están mal y no podemos hacer más”.
Ante tal situación y la advertencias de la abogada sobre lo que podía suceder, la entidad celebró una reunión en la que se planteó otra derrama, que finalmente fue denegada por los socios. “No nos venía bien y nadie ha querido”, comentaba el secretario de la sociedad, José Luis Belda.
La negativa de los cazadores provocó una segunda negociación con la parte contraria en la que se le solicitó una ampliación mayor del plazo, una petición que se ha quedado en el aire. “No sabemos si ha aceptado o no, pero lo que tenemos claro ahora es que la pelota está en su tejado. Si nos quieren embargar que nos embarguen, cuando lleguen las quejas de los agricultores por los daños que ha generado el conejo en sus frutales, se las remitiremos a ella para que los pague, porque el coto será de su propiedad si nos embargan”, decía el presidente de la sociedad.
Además de la falta de liquidez que argumentan, la sociedad de cazadores considera “injusto” el fallo dictado por la Audiencia Provincial de Valencia el pasado 25 de julio como sentencia firme e inapelable, y arremete contra la jueza que lo ha dictado poniendo en entredicho su trabajo. “Todas las pruebas nos eran favorables, no entendemos en qué pensaba”, apuntaban.

Deja un comentario