El maíz, atacado por tierra y aire

Fuente: lavozdegalicia.es

 

Al campo chairego en particular y a las fincas destinadas a maíz en particular no le dan tregua sus adversarios. Por si las inclemencias meteorológicas no bastaran, los jabalíes invaden con frecuencia los sembrados; y si las incursiones de jabalíes no resultasen suficientes, los cuervos parecen aumentar en población y también atacan las parcelas dedicadas a ese cereal, decisivo para la alimentación del ganado vacuno.

 

Mercedes Ferreiro, ganadera de la parroquia vilalbesa de Nete, se encontró en días pasados con importantes destrozos en una finca de aproximadamente una hectárea de extensión. Las consecuencias de la acción están claras, y los autores, parece que también: en la parcela se veían ayer varias plumas de cuervo.

El daño causado tiene unas claras repercusiones económicas. Ferreiro, contrariada tras este ataque porque se suma a los daños de semanas pasadas en campos de maíz y de hierba, calcula que harán falta unos 800 euros para corregir lo ocurrido. «Un pastón», decía ayer.

Tras el paso de los cuervos por la finca, será preciso volver a abonar, a sembrar y a echar herbicida en prácticamente media hectárea. Y además, agrega, a los gastos complementarios ya citados hay que añadir otra circunstancia: con esas operaciones, dice, la cosecha se retrasará.

Hace unos tres años, se produjeron algunos ataques, que ahora se recrudecen y no solo se notan en esta parroquia. Agustín López, ganadero de Matodoso (Castro de Rei), corroboraba ayer esa impresión: «Hai moitos máis», dijo, tras comentar que parcelas suyas habían tenido ese mismo problema.

Otros que hasta ahora no han tenido ese problema sí lo sufrieron, en cambio, durante el año pasado. Así lo recuerda Antonio Cortiñas, ganadero de la parroquia vilalbesa de Lanzós, una zona en la que las incursiones de jabalíes también causaron importantes estragos el año pasado: ayer explicó que al iniciar la cosecha del año pasado, se había encontrado con una bandada que seguramente superaba el centenar de aves. ¿Cuál puede ser la causa de esta notable proliferación de cuervos? «Eu que sei», dice.

En otras zonas, aunque los ganaderos no hayan sufrido por ahora estas consecuencias, sí conocen casos de vecinos que se están enfrentando últimamente con este contratiempo: ocurre, por ejemplo, en algunas zonas del municipio de A Pastoriza.

 

Así las cosas, algunos incluso se plantean dejar de cultivar maíz. ¿Saldrán perdiendo con la decisión? Una ganadera como Mercedes Ferreiro replica con una pregunta que no deja de suponer un mensaje contundente: «¿E que gano botándoo?», dice. Algún agricultor se plantea abandonar el cultivo de este cereal.

Deja un comentario