La ULE defiende sus necropsias a osos ante el ataque de Fapas

Fapas denunció esta semana el procedimiento de análisis que se realiza desde la administración para identificar las posibles causas de la muerte de los plantígrados encontrados en Asturias y acusa al Principado de negarse a trasladar el cadáver a un centro de referencia, «donde se puedan analizar con detalle y rigurosidad técnica y científica, las causas por las que mueren estos osos», afirman. La organización ecologista asturiana arremete contra el trabajo llevado a cabo en la Facultad de Veterinaria de León, que realiza la mayor parte de las necropsias de los plantígrados hallados muertos en la Cordillera Cantábrica, ya que asegura que se hace sin ningún tipo de «autorización judicial ni actas de custodia». Pero Fapas va aún más lejos al dudar públicamente de la fiabilidad de algunas de las necropsias realizadas por la ULE. Es el caso de otro oso aparecido muerto en el Concejo de Quirós, en Asturias, y otro en la localidad de Guardo, en Palencia. Según denuncia Fapas, tras examinar estos ejemplares encontrados muertos en la montaña en «extrañas circunstancias», se determinó que las causas de la muerte fueron naturales. «Se obvia la realización de análisis toxicológicos que puedan justificar esas muertes consideradas como naturales, a los efectos de posibles venenos ingeridos por los osos», denunció la asociación.

Ante estas graves acusaciones, el catedrático de Anatomía Patológica de la Facultad de Veterinaria, Juan Francisco García Marín, defiende la labor llevada a cabo por su departamento y acusa a Fapas de carecer de ningún tipo de fundamento en sus acusaciones.

«No tienen pruebas de nada de lo que dicen, ni base científica para asegurar lo que se hace o no se hace en las necropsias, entre otras cosas porque jamás han estado presentes en ninguna de ellas ni han acudido a recoger los restos de ningún oso al lugar donde aparecen muertos», afirma García Marín, que todavía recuerda cuando denunciaron que una osa joven, en edad de procrear, había sido envenenada en Laciana, y luego se demostró que era un ejemplar viejo que falleció de un carcinoma hepático.

Proyección internacional

En defensa de su departamento, el catedrático aseguró que las necropsias realizadas en la Facultad leonesa son publicadas en las mejores revistas internacionales, como The Scientific World Journal, entre otras.

«Aunque desde Fapas no lo quieran admitir, el oso es una animal como otro cualquiera y muere como el resto, por causas naturales», afirmó García MArín, que apunta que de las treinta necropsias a osos que se han realizado en España, sólo en dos se determinó la causa violenta por parte del hombre.

Deja un comentario