Arranque discreto en la Reserva

Fuente: eldiariomontanes.es

Con el calor todavía apretado de lo lindo y el monte seco y con la maleza muy alta, dio comienzo este pasado domingo la temporada de caza en Cantabria. La Reserva del Saja, por un lado, y los diferentes cotos, por otro, fueron escenario de las primeras batidas de una campaña que se presenta prometedora, aunque se trata sólo de conjeturas basadas en la actividad de los perreros durante la primavera y el verano y en los avistamientos de jabalíes durante este tiempo.

En la Reserva, el inicio, como casi siempre, fue más o menos discreto. Se levantaron suidos, sí, pero que salieran a los puestos en condición de ser abatidos es algo muy diferente. La exuberante vegetación es, en estos momentos de la temporada, el principal aliado de las piezas de caza que pueden huir con muchas más facilidades de lo que lo harán apenas dentro de unas semanas. Si a esto se añade el calor, la ausencia de agua en muchas zonas y la falta de forma de los perros, principales protagonistas de la caza, es comprensible que las cifras de cerdos salvajes abatidos no sean nada vistosas.

Los resultados

Aun así, la cuadrilla de Jaime Parra se bajó de Arabedes con seis animales. Fue la mejor cacería del domingo. Los tres de Monte Aa y de Dobra Regaos, a cargo de las cuadrillas de Fernando González y Francisco Manuel Landeras, respectivamente, la siguen. Con dos ejemplares se bajaron los de Carlos Antuñano de Abiada, idéntica cifra a la conseguida por los hombres de Juan Manuel Díaz en Mozagruco. Los de Jaime Guerrero, en Caviña, y los de Samuel Ruiz en Hayedo y Tejeo, también tocaron pelo en el inicio de esta temporada de caza.

Además, en Liébana, varias cacerías fueron aplazadas. Una por no alcanzar la cuadrilla que debía batir el monte el número mínimo de componentes para poder hacerlo, y otras debido a la ausencia de guardas para controlarlas, dado que durante estos días están trabajando en los retenes para la extinción de incendios.

Deja un comentario