Americanos y rusos revolucionan el rentable turismo de caza en Castellón

Fuente: elperiodicomediterraneo.com

Las comarcas de Els Ports y el Maestrat son referentes a nivel internacional en la caza de la cabra hispánica, que vive en la reserva Tortosa-Beceite, que comprende extensión de las provincias de Castellón, Tarragona y Teruel. Estos ejemplares sirven como reclamo para que cada temporada (octubre-marzo) lleguen hasta Castellón más de mil turistas extranjeros procedentes de Estados Unidos, México, Suecia, Noruega o Alemania. Además, en los últimos meses cazadores canadienses y rusos están viniendo a los cotos de la provincia.

 

Además de la caza mayor, también juega un papel muy importante la caza menor (perdiz, zorzal o tordo), que atrae a unos 2.000 cazadores extranjeros cada campaña, especialmente franceses e italianos. Y es que el entorno, la climatología y la calidad de los ejemplares son las principales bazas de la provincia para situarse como un destino idóneo para los cazadores más experimentados. La repercusión económica es más que considerable debido a su alto nivel adquisitivo. Se han convertido en el principal timón de un turismo, que ha notado la bajada de cazadores nacionales por la crisis, pero que busca reinventarse.

“Cada turista extranjero que viene a cazar tordos o perdices se deja una media de 1.000 euros en dos días, mientras que los que vienen a cazar cabras se gastan unos 3.000 euros, entre armerías, restaurantes u hoteles. El impacto económico que la caza tiene en el medio rural está muy repartido”, explica el presidente de la de Asociación de Propietarios para la Gestión Cinegética y Conservación del Medio Ambiente (Aproca) en Castellón, José Luis Falomir. A este gasto cabe añadir el impacto económico que dejan las familias o acompañantes, lo que sumaría unos 12 millones.

Falomir asegura que el potencial de la provincia es inmenso y el turismo de caza podría reportar mayores ingresos si se apostara por la diversificación de la oferta a más especies cinegética (gamo, ciervo, muflón o arrui). “Se necesitan medidas por parte de la Administración para poder introducir y cazar estas especies.

5.000 VISITANTES 

“Si se consiguiera vendrían más de 5.000 cazadores extranjeros al año, lo que supondría un impacto de 20 millones”, calcula Falomir, quien en estos momentos está haciendo de guía de dos matrimonios de Texas. De igual modo, Salvador Monforte, quien dirige una empresa dedicada al turismo de caza, reclama más implicación de las administraciones para potenciar este turismo. “La captación de clientes en ferias internacionales es muy costosa y necesitamos apoyo porque la gente que viene se deja dinero en la comarca; somos un sector olvidado”, explica.

FITUR 

De ahí que el delegado de la Federación de Caza en Castellón, Iván Sánchez, haya solicitado a la Diputación ir a la Feria Internacional de Turismo (Fitur) de Madrid, dentro de la delegación provincial, para promocionar este turismo. Una propuesta que ha sido aceptada por el diputado de Turismo de Interior, José Pons. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.