La DGA impulsa un sistema de redes para luchar contra la sobrepoblación de conejos

Fuente: heraldo.es

El Gobierno autonómico, en colaboración con la Sociedad de Cazadores de Mallén, ha impulsado un nuevo sistema para solucionar la sobrepoblación de conejos. En concreto, se trata de colocar redes que capturan a los animales vivos y sin que sufran ningún daño. 

Según ha informado el Departamento de Agricultura del Ejecutivo aragonés, el nuevo sistema consiste en una red sujetada en alto y colocada en el terreno agrícola que se quiere proteger. 

Este método ya se ha plasmado sobre el terreno; justo en el límite provincial de Aragón con Navarra, en los términos de Mallén y Cortes. Se trata de una zona en la que se congregan los elementos que hacen que el problema alcance dimensiones importantes, con la existencia de grandes zonas de seguridad, motivadas por la autopista AP-68, en las que no se puede cazar, y que, en definitiva, causa daños agrícolas y pérdidas tanto a agricultores como a cazadores. 

Durante los últimos meses, el jefe del Servicio de Caza, Pesca y Medio Acuático de la Dirección General de Conservación del Medio Natural del Gobierno de Aragón, Alberto Fernández-Arias, ha estado trabajando con la Sociedad de Cazadores de Mallén sobre este problema. 

En la citada zona, se ha colocado una red de entre 150 y 300 metros y paralela al talud que conforma la autopista AP-68, que está plagado de madrigueras. 

Los conejos, al salir de sus vivares, pasan por debajo de la red para ir a comer en los campos agrícolas. Cuando se encuentran comiendo en los campos, a través de un disparador electrónico que puede ser activado a gran distancia, se libera la red que queda colgada de una serie de clavijas de hierro corrugado, formando una barrera entre los terrenos agrícolas y los vivares. 

En ese momento, se ojean los conejos que corren a refugiarse en sus madrigueras, encontrándose en el camino con la red en la que tras enredarse se capturan vivos y sin daño alguno. 

Por razones de seguridad y para evitar distracciones de los conductores, no es en absoluto recomendable capturar los conejos en el interior de la valla de la autopista, ya que el titular de la misma responsabiliza de los posibles accidentes de circulación que pudieran ocurrir durante la captura a las personas que lo estuvieran llevando a cabo. 

Una de las grandes ventajas de este nuevo método, al que los autores han denominado ‘Redes Mallén’, es que permite capturar los conejos fuera de los límites de la autopista, en los terrenos agrícolas que están siendo afectados sin incurrir en responsabilidades por posibles accidentes de tráfico. 

Otras de sus ventajas es su bajo coste económico, que puede cifrarse en menos de 500 euros, y que su fácil montaje y desmontaje permite reutilizarlo en varios lugares del mismo coto. 

Este método se muestra particularmente útil al emplearse en zonas de seguridad motivadas por infraestructuras viarias donde la caza con arma de fuego no está permitida y además existe peligro de accidentes de tráfico si se utilizan otros métodos más tradicionales como pueden ser los hurones, ya que con ellos se debe trabajar dentro del vallado de la infraestructura. 

Coto de Cortes 

Los cazadores de Mallén, casi un centenar agrupados en la Sociedad, han recalcado no quieren que les ocurra como a sus compañeros del coto de Cortes que tuvieron que abandonarlo como consecuencia de los altos costes que los conejos del coto causaban en los sembrados cercanos, daños que llegaron a alcanzar los 20.000 euros en una sola temporada. 

El director general de Conservación del Medio Natural del Gobierno de Aragón, Pablo Munilla, entiende que la base para acabar con el problema es “aumentar la presión cinegética y buscar el máximo entendimiento y colaboración entre cazadores y agricultores”. 

La iniciativa de los cazadores de Mallén es calificada por Munilla como “una solución exportable” y pone de manifiesto el interés de los cazadores en que el problema se solucione. 

“Hay que tener en cuenta que este año en 91 términos de Aragón en los que se producen importantes daños agrícolas por conejos se ha alargado la temporada de caza exclusivamente de esta especie hasta el pasado 1 de abril, pudiéndose cazar diez semanas más que en el resto del territorio, en un intento de provocar que la sobrepoblación de conejos descendiera”, ha explicado Pablo Munilla. 

En la misma dirección, desde la temporada de 2012, se han puesto en marcha una serie de medidas administrativas de carácter extraordinario en 27 municipios de la Comunidad para simplificar el control de la población de conejos en las zonas no cinegéticas. 

El problema de la sobrepoblación está también haciendo mella en algunas zonas de Navarra, con una problemática muy similar a la que se esta dando en Aragón. 

De hecho, el prototipo utilizado por los cazadores de Mallén ya es conocido en la Comunidad vecina y los propios cazadores han trasladado su funcionamiento a técnicos y cazadores navarros. 

Asimismo, cualquier persona interesada puede dirigirse al Servicio de Caza, Pesca y Medio Acuático del Gobierno de Aragón para recabar más información sobre la utilización de estas redes. 

Lluvias 

Las escasas lluvias y los efectos de las zonas de seguridad, en las que está prohibida la caza con arma de fuego, motivadas por infraestructuras de comunicación como autovías, autopistas o trazados ferroviarios, han propiciado una gran incidencia de daños agrarios provocados por las poblaciones de conejos silvestres en algunas comarcas de Aragón. 

Ante este problema, que afecta tanto a agricultores como a cazadores, el Gobierno de Aragón ha tomado la iniciativa para proponer soluciones en distintos ámbitos. 

Por una parte, técnicos del Gobierno de Aragón han mantenido reuniones con los afectados en distintas comarcas para auspiciar la máxima colaboración entre cazadores y agricultores. 

Esta colaboración “ya está dando sus frutos en numerosos lugares con problemas de este tipo”, ha apostillado el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno autonómico. 

Por otra parte, la Dirección General de Producción Agraria de Aragón ha elaborado una instrucción distribuida en las Oficinas Comarcales Agroalimentarias (OCA) para que los daños producidos en los sembrados puedan llegar a ser tenidos en cuenta a la hora de la percepción de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.