El Parque Nacional de Cabañeros quiere acoger sueltas de linces

El Parque Nacional de Cabañeros está en condiciones de recibir ya algún ejemplar de lince ibérico y apuesta por que en breve se pueda realizar alguna suelta blanda que permita asentar un pequeño núcleo de la especie en este espacio protegido.

Así lo ha asegurado el director del Parque, Carlos Rodríguez Vigal, quien ha señalado que el trabajo realizado para consolidar las poblaciones de conejo ha dado fruto y ya existe un número suficiente que permitiría que se estableciese una pequeña metapoblación de lince ibérico, “lo que estaría muy bien para continuar la expansión de la especie hacia Extremadura”.

Rodríguez Vigal ha recordado que el Parque Nacional de Cabañeros ha construido un total de 1.367 vivares para conejos de monte, que forman parte de la base de la nutrición del lince ibérico, gracias a las inversiones que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha destinado al proyecto Life Iberlince.

Entre 2014 y 2016 se han construido diez cercados de repoblación con una superficie total de 109 hectáreas, donde se han construido los vivares a base de palés de madera, jara y tierra, a la vez que se han efectuado siembras para facilitar alimento a los conejos.

Además, se han liberado más de 3.400 conejos, que se han adaptado muy bien y han comenzado a recolonizar de nuevo áreas del Parque Nacional.

Los censos de conejo que están realizando los técnicos revelan que la población actual permitiría el establecimiento en el Parque de, al menos, dos hembras reproductoras.

Varias “sueltas blandas”

Rodríguez Vigal ha señalado que con estos datos, el Parque Nacional apostaría por acoger varias sueltas blandas, realizadas en cercones de aclimatación, donde los linces pasarían una etapa de aclimatación al entorno, hasta su suelta definitiva.

En este sentido, ha señalado que el Parque Nacional de Cabañeros podría disponer de estas instalaciones para realizar este tipo de reintroducciones.

Además, ha señalado que estos cercones podrían también servir para que la Junta de Comunidades y el proyecto Life+Iberlince dispusiera de unas instalaciones donde poder completar la recuperaciones de los ejemplares que son tratados en los centros de recuperación de la fauna silvestre, antes de ser devueltos al medio natural.

Para el Parque Nacional, tener lince sería muy positivo por distintos motivos, según ha advertido su director.

“El principal, completaríamos el eslabón del vértice de la cadena trófica que nos falta y que es el lince, que haría un papel fundamental en el control de carnívoros oportunistas, que están proliferando”, ha explicado.

El lince, ha añadido, “haría con efectividad ese control de carnívoros oportunistas, como se ha demostrado en muchas zonas donde está presente”.

Pequeños carnívoros

“La llegada del lince a un territorio provoca que inmediatamente esos pequeños carnívoros, zorros, meloncillos o tejones, disminuyan lo que supone un trabajo esencial a la hora de encontrar el equilibrio necesario”, ha dicho.

Por otro lado, ha apuntado que la presencia del lince ibérico en el Parque Nacional de Cabañeros tendría una gran importancia a nivel de desarrollo socioeconómico de la comarca.

En este sentido, no ha ocultado que el hecho de poder visualizar en una ruta del Parque Nacional algún ejemplar de lince ibérico haría que aumentara la demanda para visitar este espacio protegido.

Si existiera la posibilidad de ver durante en una ruta algún ejemplar de lince, vendría mucha más gente, lo que supondría más desarrollo para zona y más oportunidades de trabajo para toda la actividad empresarial ligada al ecoturismo”, ha afirmado.

Fuente: lanzadigital.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.