Coloquios con José Ignacio Herce. Joaquín España Aguado: nobleza obliga

Nobleza obliga

Antes de nada, quiero agradecer a mi buen amigo Joaquín España Aguado (J) haberme recibido en su casa para realizar este coloquio del que sólo puedo decir que ha sido uno de los mejores ratos que he pasado en los últimos tiempos. Joaquín es un grande como profesional, cazador, escritor… pero sobre todo es una GRAN PERSONA.

¿Cómo te encuentras, Joaquín?

(J) (Absolutamente tranquilo) Estoy en una fase de lucha contra un cáncer y haciendo lo que uno debe de hacer, luchar por la vida y hacer todo lo posible por seguir aquí. Los tratamientos son muy agresivos y a veces que impiden salir durante un tiempo, pero en cuanto puedo salgo a caminar, montar en bicicleta y, por supuesto, de caza con mi sociedad de cazadores.

Joaquín España Aguado“Estoy en una fase de lucha contra un cáncer y haciendo lo que uno debe de hacer, luchar por la vida y hacer todo lo posible por seguir aquí”

¿Sigues saliendo a cazar con la Sociedad de Cazadores de Rascafría?

(J) Por supuesto, mi padre, Joaquín España Payá, fue uno de los fundadores junto con personajes como El Canario, allá por los años 70 y yo como socio fundador ahí sigo. Con ellos he aprendido y sacado los dientes con la caza, con unos cazadores del lugar que me enseñaron todos los rincones de la zona y toda la esencia de la vida alrededor de la caza y alrededor suyo.

¿Qué sientes saliendo a cazar por aquellas tierras?

(J) Cada vez que tengo oportunidad de estar por sus montes, solamente andando, recechando o sentado en una piedra mirando al monte, es una satisfacción inenarrable.

La gente no comprende estas sensaciones que van más allá del puro hecho de cazar, ¿no crees?

(J) La muerte puede ser una consecuencia de la caza, pero repito, puede ser, no siempre lo es. Siempre he dicho que la caza es un acto intelectual en el que pones en práctica todo lo que conoces de toda tu vida para llevarlo a la práctica dentro de un entorno que es absolutamente natural y que si no lo conoces bien no encajas. La muerte es consustancial con la propia vida y en un acto de caza es algo absolutamente normal.

¿Por qué este rechazo de la sociedad a que se mate a un animal en un acto de caza?

(J) No comprendo porque nos rasgamos las vestiduras cuando estamos provocando la muerte de millones de animales diariamente por ser civilización, lo que parece ser es que una rata no tiene la calificación que puede tener un ciervo muy bonito o que una cucaracha tampoco puede tener la calificación de un corzo… las vidas son vidas y las muertes son muertes y cada vez que vamos con nuestro coche estamos acabando con la vida de insectos, pájaros, mamíferos y no echamos cuenta de ellos, pero si estamos cazando parece que estamos actuando contra natura, que estamos haciendo algo salvaje. Con la caza estás integrado en el medio y ejerciendo el papel de predador que tenemos en la naturaleza.

Joaquín España“No comprendo porque nos rasgamos las vestiduras cuando estamos provocando la muerte de millones de animales diariamente por ser civilización, lo que parece ser es que una rata no tiene la calificación que puede tener un ciervo muy bonito o que una cucaracha tampoco puede tener la calificación de un corzo…”

Vamos a hablar un poco de ti, hace tiempo te definiste como “un ser humano que disfruta de la naturaleza y de interaccionar con la misma porque sé bien cuáles fueron mis orígenes ancestrales, y estoy orgulloso de mi herencia genética y antropológica. No me avergüenzo de decir de donde procedo y por qué soy quien soy, ya que tengo muy claro que la vida y la muerte son caras de la misma cosa”, ¿te ratificas en lo dicho o quitarías o añadirías algo?

(J) No le quitaría ni una coma, soy así y pienso así, quizá añadiría otro párrafo en el que seguiría hablando de esencias y de sentimientos porque esa sensación, ese sentimiento que tienes cuando en un rececho tienes que tirarte al suelo y sientes la vegetación que te aplasta, esos olores que te llegan del suelo, ese momento en el que se está concentrado en el animal para que no te descubra y que pones todos tus sentidos en mejorar los de esos ejemplares prodigiosos… ese sería el siguiente paso con el que quizá conseguiríamos conectar con la gente, pero es muy difícil conseguirlo, lo he intentado muchas veces y no lo he conseguido (ríe).

Otras palabras tuyas, “soy y seré siempre cazador”, ¿por qué?

(J) (Ríe) He nacido cazador, soy humano y una parte de esos primeros humanos a los que les toco cazar para alimentarse, soy heredero de esa genética y lo siento como tal.

¿Qué significo tu padre para ti en el tema cinegético?

(J) (Se pone serio y medita…) Para mí ha sido todo, desde muy pequeño he estado pisando el campo y cazando con mi padre. Para mí cuando era pequeño, el premio era salir de caza y el castigo no hacerlo, era el premio de la semana. Recuerdo correr las perdices detrás de mi padre y sus amigos y mi sufrimiento para seguirlos (ríe).

¿Qué te transmitía?

(J) Mi padre y yo no hablábamos mucho, pero cuando nos parábamos a beber agua o veía algo interesante me decía mira hijo esto es tal o cual… él me ha enseñado lo que era la vida natural.

¿Y qué significó D. Joaquín España Payá para el mundo de la caza en España?

(J) Mi padre fue un personaje quizá no excesivamente ponderado como debería haberlo sido, quizá porque era bastante tímido y humilde, no quería significarse en nada y no se adaptaba a los grupúsculos de la caza. Ni a él ni a mí nos ha gustado nunca debernos a nadie, nunca, nunca voy a cambiar mi forma de ser ni voy a dejar que me la cambien, quizá por eso no soy una persona especialmente amada por esos grupos, a los que por supuesto no crítico y respeto.

Joaquín España“Mi padre, Joaquín España Payá, fue un personaje quizá no excesivamente ponderado como debería haberlo sido, quizá porque era bastante tímido y humilde, no quería significarse en nada y no se adaptaba a los grupúsculos de la caza. Ni a él ni a mí nos ha gustado nunca debernos a nadie, nunca, nunca voy a cambiar mi forma de ser ni voy a dejar que me la cambien”

¿Qué significo para ti dirigir Caza y Pesca y, sobre todo, su cierre?

(J) Dirigirla fue un placer, trabajé en ella con toda la honorabilidad y cariño del mundo. En aquella época hablamos de lo que nunca se hablaba del mundo de la caza, hablamos de los sentimientos, del mundo rural, algo de lo que hoy día es un lenguaje común. En cuanto al cierre, con la llegada de las nuevas tecnologías tenía claro que el mundo del papel se terminaba y, o salíamos de aquello o significaba una quiebra importante para la familia. Aun así lo fue pero, como se suele decir, salvamos lo muebles. Pero el golpe fue durísimo, fue como si te quitaran un hijo tuyo, pero hay que sobrellevar lo que te viene y seguir adelante. Pero ahí queda la historia y el trabajo.

¿El peor momento en tu trayectoria cinegética?

(J) (Sin dudar) La muerte de mi padre.

¿Y el mejor?

(J) (Sonríe con satisfacción) Son muchos, pero quizá el día que pise África.

¿Aún recuerdo aquella comida en la que me comentaste que ibas a iniciar tu aventura política. Porque te aventuraste a entrar en ese mundo con ANATUR?

(J) (Suspira) Está claro que hacía falta, de hecho, ya hay partidos que defienden aquello por lo que yo luchaba entonces. Alguien tenía que hacerlo, pero la enfermedad me ha podido y no tengo fuerzas para continuar, pero la idea está ahí y los partidos la toman como algo suyo y lo menos que esperaba es que al menos hubieran cambiado las comas de lo que yo escribí (ríe).

¿Cómo ves el mundo rural en nuestra sociedad actual?

(J) Claramente cada vez se va separando más el mundo rural del urbano. Se está creando una imagen falsa del mundo rural basada en su desconocimiento. Habría imponer un periodo de tiempo obligatorio de permanencia en el mundo rural, sobre todo para los jóvenes para conocerlo. Nosotros comemos y vivimos del mundo rural y hay que conocerlo más allá de salir el fin de semana o montar en bici… Necesitamos el mundo rural día a día. Este enfrentamiento entre ambos mundos se solucionaría llevando el mundo rural a la ciudad y la ciudad al mundo rural y así intentar unificar estos dos mundos. Hay que valorar el trabajo del campo, si queremos lobos, hay que pagarlo y ese dinero tiene que salir de los que quieren que los haya.

Siguiendo con la política, ¿qué te parece la actitud de los partidos políticos españoles ante el mundo rural y más concretamente con la caza. Crees que se ha pasado de estar demonizada a ser un ‘caramelo’ electoral que todos quieren aprovechar?

(J) Desde las elecciones en Andalucía todo ha cambiado, el programa de VOX, que es un calco del nuestro en ANATUR, todo lo ha cambiado. Me parece falsa esta actitud de estos partidos, pero me preocupa más la izquierda que siempre tuvo entre sus bases al campesino y ahora se les ha olvidado y ya no existe para ellos. La izquierda está haciendo mucho daño a la naturaleza con tanta protección.

Joaquín España“Desde las elecciones en Andalucía todo ha cambiado, el programa de VOX, que es un calco del nuestro en ANATUR, todo lo ha cambiado. Me parece falsa esta actitud de estos partidos, pero me preocupa más la izquierda que siempre tuvo entre sus bases al campesino y ahora se les ha olvidado y ya no existe para ellos”

¿Qué tiene que hacer el cazador para defender sus derechos?

(J) (Rotundo) Luchar por ellos, el cazador está acostumbrado a que alguien luche por él, no es así, el cazador tiene que defender sus propios derechos y salir a la calle a hacerlo. Mientras no cambiemos esto, mal vamos. Eso sí, hay que hacerlo como colectivo y, por supuesto, hay que acabar con los personalismos que tanto daño han hecho a la caza.

¿Qué futuro ves a la caza en nuestro país?

(J) Muy complicado por la desunión, los personalismos y, sobre todo, porque no tenemos conciencia de que o actuamos como colectivo o nos vemos abocados a seguir perdiendo esos derechos que pretendemos que otros nos defiendan. Yo seguiré luchando por esa unidad porque, aunque eliminen a los cazadores siempre habrá caza y alguien tendrá que hacerlo, luchemos porque sigamos haciéndolo los cazadores y no personas pagadas con los presupuestos generales.

Joaquín España“Veo el futuro de la caza en España muy complicado por la desunión, los personalismos y, sobre todo, porque no tenemos conciencia de que o actuamos como colectivo o nos vemos abocados a seguir perdiendo esos derechos que pretendemos que otros nos defiendan”

¿Por qué crees que el mensaje animalista cala tanto entre la población urbanita y sobre todo en los jóvenes… que estamos haciendo mal o que están haciendo ellos bien?

(J) Esto es un tema de sensiblería, se está jugando con el buenismo de las personas intentando humanizar a los animales y esto no puede ser. Un niño y un perro no tienen el mismo estatus. Mandamos a un anciano a la residencia y a un niño rápidamente al colegio, pero en cambio cogemos un animal para que nos haga compañía, ¿pero a dónde vamos?… Hay que despertar al mundo rural hasta que diga basta y defienda sus derechos.

¿Qué representa la caza para el mundo rural?

(J) Economía por todo lo que representa, gestión de espacios y socialmente una actividad liberadora.

¿Qué plato de caza te hace salivar cada vez que piensas en él?

(J) (No lo duda) El corzo, me encanta, y después unos garbanzos picantes con venado que hago yo mismo y que son la delicia del que lo prueba según dicen (ríe). El corzo clásico de la sierra con patatitas siempre sienta bien.

¿Tu paraíso cinegético al que re retirarías cuando seas mayor?

(J) (Sin dudar) Montana o Alaska. Grandes espacios, pocas mallas y naturaleza salvaje. Necesito espacios abiertos sin edificios. También África, pero a distancia de los anteriores paraísos.

Joaquín, ¿cómo puede un casposo, asesino de animales… tener esa sensibilidad que trasmites cuando cantas?

(J) No tiene nada que ver, soy un ser humano y expreso mi sensibilidad de diferentes maneras. Si los que critican la caza llegasen al punto de sensibilidad que yo alcanzo cuando estoy cazando, entenderían porque expreso esa sensibilidad cuando canto, canto lírico se entiende.

¿Cuéntame que es la música para ti?

(J) (Se pone serio) Algo esencial en mi vida, sin ella al igual que sin la caza no la entendería. Siempre quise ser músico, hasta que con el tiempo empecé a estudiar con seriedad y ello me llevó a descubrir un universo increíble de belleza y creatividad y, sobre todo, el gran reto y enorme responsabilidad que supone para el que interpreta transmitir toda ella belleza (se emociona) .

Periodista, veterinario, escritor, editor, cazador, cantante, deportista, ¿cuál de estas actividades te ha dado más satisfacciones?

(J) (Piensa…) Es muy difícil, pero quizá lo que más satisfacciones me ha dado es ser persona y permitirme hacer todas esas cosas.

¿Qué pregunta no te he hecho a la que te gustaría contestar?

(J) (Duda y tarda en contestar) ¿Estás satisfecho con tu vida? Sí, y creo que siempre he sido honesto, nunca me he dejado influenciar, he seguido mis criterios con honestidad y pleno conocimiento, sin hacer daño a nadie. Quizá esa sea la herencia de mi vida.

Joaquín España“Me gustaría que me hubieras hecho la pregunta: ¿Estás satisfecho con tu vida? Sí, y creo que siempre he sido honesto, nunca me he dejado influenciar, he seguido mis criterios con honestidad y pleno conocimiento, sin hacer daño a nadie”

Más de una hora y media de coloquio que se pasaron como hubieran sido cinco minutos, del que se queda otro tanto por plasmar en esta entrevista porque el espacio es limitado. Un placer y un gran temor al haber entrevistado a alguien como Joaquín que ha sido y es todo en este mundo de la caza, gracias por recibirme en su casa y gracias a su esposa que nos aguantó durante este rato en que invadimos su hogar.

Coloquios con José Ignacio Herce Álvarez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.