Escopeta negra Opiniones

El ‘NOW!’ de la COP25 o como trincar subvenciones a costa de los conejos

COP25

¡Se acabó la función!, como cantaban los payasos en el circo… El circo mediático de la COP25 echó el telón a última hora, casi a escondidas, con nocturnidad y alevosía, y con un ‘acuerdo de mínimos’.

Un acuerdo que, como los citados payasos, provoca la risa, el jolgorio y poco menos que el recochineo… Para este viaje lo de las alforjas suena poco menos que a tomadura de pelo… y la borrica sin esquilar.

COP25

El lema ese, tan cool, de NOW!, que nos vendieron, como la moto, los primeros días –junto con un zurrón de promesas, compromisos, buenos propósitos, además de augurios y presagios (que daban más miedo que el a un niño chico)–, resulta que al final no ha sido sino una enorme cortina de humo, de CO2, para tirarse aquí medio mes, a cuerpo de rey, e inflarse de tortilla de patatas y jamón (ibérico, seguro).

Cara de gilipollas

Porque, la pregunta que hoy se hacen los mortales humanos del ‘mundo civilizado’ no es otra que ¿para qué coño ha servido semejante despilfarro? ¿Quién ha pagado semejante dispendio de tanta delegación, de tanto ‘profesional’ del cambio climático, de tanta ONG? ¿Quién ha pagado el viajito y la estancia de Greta y su séquito real?

Vale que Madrid ha ‘pillado un buen pellizco’, pero, ¿tanto para esta mierda de conclusiones, y decisiones, y dejarnos a todos con cara de gilipollas…?

COP25

Lo de las ONG no tiene precio… El día que se retrataron echando la culpa de las emisiones a los pedos de las vacas (y a los ganaderos y agricultores), y que hay que comer menos carne, esto ya olía a los chistes de toda la vida del Teatro Chino de Manolita Chen. Esto, la mayor parte de los ecolo… esos, no tienen ni puñetera idea de lo que es…

Que el planeta está en peligro, nadie lo duda. Pero con toda esta caterva de eruditos, que sólo sirven de comparsa a los políticos (sobre todo a los que tiene la vara en la mano y que se pasan el COP25 y el CO2 por el arco del triunfo) y que sólo buscan el trinque de las subvenciones, para vivir sin dar un palo al agua, apañados vamos y así nos luce el pelo…

¡Conejo en peligro de extinción!

Sirva de ejemplo, cambiando de tercio, pero dentro de mismo albero, la última ‘investigación’, que nos atañe directamente, de la que se considera la principal organización que va a ‘salvar el planeta’. El Fondo Mundial para la Naturaleza, más conocida por su nombre e iniciales en inglés, World Wildlife Fund o WWF, va y declara al conejo de monte como ¡especie en peligro de extinción en nuestro país! ¡Chúpate ésa, Teresa!

Y, claro, lo primero que hacen es ‘poner el cazo’ para que MITECO y MAPAMA suelten la guita, la nuestra, de nuestros impuestos, para «la puesta en marcha de un grupo de trabajo del conejo de monte que aborde la situación». Y ellos puedan seguir viviendo del cuento de la lechera… Esto sobrepasa a lo de la Manolita Chen (con todos los respetos a su circo, que bien se ganaban la vida).

¿Han pisado alguna vez el campo…?

Todos estos… ganapanes ¿han pisado el campo alguna vez en su pu… ñetera vida? Creemos, suponemos, que sí porque, esperamos que, al menos, MITECO y MAPAMA les pidan los tiques que justifiquen sus gastos… ¡Pahabernosmatao!, que hubiera dicho un castizo…

Sería bueno saber qué opinan al respecto de estas conclusiones ‘científicas’ los agricultores y cazadores de casi todo el país… En toda la meseta norte están acabando con las viñas de los mejores caldos… En La Rioja los cazan hasta sin licencia para intentar que no se coman cosechas y a ‘Dios por los pies’. Las viñas, los cereales cuando hay, las olivas (algunos los hemos visto trepando por las ramas para comerse las hojas), los pistachos, los almendros… y los jardines, las rotondas y los taludes de las carreteras, las vías (los del AVE –otros que tal bailan– tapan las bocas con cemento para exterminarlos), ¡hasta en los campos de fútbol han hecho estragos…! Y van estos iluminados y declaran al conejo especie en extinción…

¡A éstos había que haberlos visto en las reuniones de cazadores y agricultores, en las que se llegaba hasta las manos, suplicando una humilde miseria a la Administración –aunque fuera en forma de cartuchos o malla conejera– para paliar los auténticos desastres que estaban, y están, provocando en la agricultura… Y con los cazadores, sin recursos, como única ‘arma’ para controlarlos. ¡A éstos había que haberlos visto delante de la sede del Gobierno de Castilla-La Mancha, en el Palacio de Fuensalida, en Toledo, cuando la policía cargó, y rompió alguna cabeza, sobre los agricultores que querían declarar plaga al conejo para exterminarlos con venenos… como a los topillos!

Pues sí, todos estos ‘portentos de la ciencia’, con nombre de ONG, han paseado sus traseros, culos en castellano, y sus ‘cazos’, carpeta en mano e identificación al cuello, por todos los pasillos del IFEMA, con cara de primos de Einstein, durante la COP25 esa, y han aparecido en todos los telediarios ‘salvando el planeta’.

Eso sí, a nadie se le ha ocurrido llevar a agricultores, ganaderos, pastores, cazadores, leñadores, corcheros, carboneros, pescadores, mariscadores… y tantas y tantas gentes del mundo rural y marino porque, claro, son unos paletos que no tienen ni puta idea de la biodiversidad… Y no sea que nos vayan a decir las cuatro verdades del barquero y nos quedemos todos sin subvención… Y además tienen vacas que se tiran pedos y nos contaminan…

Con estos mimbres… van a salir pocos cestos.

Y, ¡qué Dios nos coja confesados…!

Por Escopeta negra. Fotos de conejos: A. Sanz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.