FERCATUR o LOHACESTÚ

Juan CaballeroEsto de la caza es realmente curioso: el aficionado pasa de cazador a pieza sin solución de continuidad. Tan pronto anda por el monte, barbechos y siembras buscando enconadamente una perdiz, como pasa a ser perseguido por inspectoras de trabajo y seguridad social y por otras personas, ajenas, que lo requieren para organizar no se sabe qué evento.

Esto de la crisis deshace y hace… Unas cosas desaparecen y es ley de vida que aparezcan otras que ocupen su lugar. El problema surge cuando no queda claro que el caído haya realmente fallecido y buscan por distintos medios ocupar su lugar. ¿Se puede rehacer el caído…? Y, si es que no, ¿quién debe sustituirlo? Algo así pasa con FERCATUR, la feria de caza y turismo que hasta hace dos años se venía celebrando en Ciudad Real durante el mes de septiembre. Dicho evento ha estado los últimos años fuera del mercado, por circunstancias que atañen a sus dueños, la CEOE-CEPYME, y por otras pertenecientes al elenco del desinterés de los que pueden atender al caído. En este caso, en un principio, nadie subastó por la idea. Pensaba que quizá el final de la crisis devolviera esta feria a la región más sobresaliente en cuanto a caza de toda Europa, pero no antes. No tuve en cuenta que muchas cosas pueden solucionarse creando un conflicto de intereses o, simplemente, dejando la puerta abierta a la iniciativa privada. Y así parece ser. De pronto, a alguien se le ocurrió pujar por una feria que tomara el relevo, y lo cierto es que no se ha quedado solo.

Todo empezó cuando el Ayuntamiento de Ciudad Real consideró oportuno hacer unas jornadas denominadas Ciudad Real es Caza, a finales de septiembre de 2013, que resultaron realmente interesantes por muy distintas cuestiones que no vienen al caso. No quedó la iniciativa en flor de un día, pues fue secundada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, que apostó por ayudar económicamente al Consistorio capitalino en nuevas iniciativas que favorecieran el turismo cinegético en la provincia y por ende a la región.

Los concejales ciudadrealeños movieron nuevamente ficha con la propuesta de organizar un congreso caza-turismo en septiembre del año en curso, y esto fue definitivo, pues comenzó la puja. Supongo que hubo quien pensó que pretendían rellenar el hueco de FERCATUR, equívocamente, pues nada tiene que ver stands y exposiciones con mesas redondas y conferencias. Pero, aún así, comenzó la puja por una feria, FERCATUR o LOHACESTÚ ¿quién lo sabe? El primer envite dejó al sector cinegético provincial con una gran esperanza: una empresa privada con la experiencia de haber organizado otras ferias, como la de Córdoba, con un número considerable de posibles clientes, para llenar un pabellón como el ferial de dicha ciudad. Eso sí, en este caso el nombre no sería FERCATUR, sería otro, por aquello de la propiedad y también por la obviedad de que el que paga, manda.

El problema es que la puja no se cerraba, no había ‘adjudicación’, quizá existía un tiempo infinito para envidar más o quizá había pujado antes un mudo. Los intentos de la representante de la empresa por conseguir el pabellón ferial no dieron fruto.

Al parecer, en el inicio, por un problema con las tasas, y acto seguido por encontrar un nuevo protagonista que lo tenía reservado del 12 al 14 de septiembre para celebrar otra feria de caza, FERCATUR no. Dicho pabellón es propiedad de la Diputación Provincial de Ciudad Real, gobernada por un partido político distinto al que manda en el Ayuntamiento. La noticia sembró en el sector tantas o más dudas que las famosas inspecciones de empleo. El periódico La Tribuna de Ciudad Real tituló lo acontecido con las siguientes palabras: «Comercio Activo se adelanta a los cordobeses y organiza Fercaza el 12 de septiembre».

La asociación Comercio Activo, de reciente fundación, por lo que se conoce de ella, no integra socio alguno que tenga que ver con el sector cinegético ni ha tenido hasta la fecha relación alguna con él; es más, no contó desde un principio con nadie relacionado con la cinegética. Desconozco si tiene o no intereses políticos, y quiero pensar, fiándome de lo que indican sus responsables, que su iniciativa por organizar la feria tiene un único fin: potenciar el comercio en la ciudad. Pero los cordobeses no se dan por vencidos, dicen que hay más lugares en Ciudad Real para organizar una feria. En fin, un septiembre movidito.

De la nada, a un congreso y dos ferias y eso si no reaccionan los responsables de FERCATUR y dicen aquello de: «¡Aquí estoy yo!». Lo cierto es que el Ayuntamiento ha contado con el sector desde el inicio de su idea, además de organizar un congreso, no una feria; asimismo, los ‘cordobeses’ empezaron por pedir el apoyo de las distintas asociaciones, como APROCA y ATICA-CLM. También, y más vale tarde que nunca, Comercio Activo se ha terminando dirigiendo a las asociaciones de caza. Pero es que la cosa tiene una sola solución: ¿cómo puede organizarse una feria sin contar con el sector correspondiente…?, de ninguna forma, indiscutiblemente. Con todo, los unos y los otros a la ‘caza’ de cazadores, ¿quién los cazará? Sin duda, será más fácil si aúnan esfuerzos y, con seguridad, la ciudad lo va a agradecer.

 

Por Juan Caballero de la Calle

Deja un comentario