SCI Caza y Conservación. El parque del gran Limpopo

«El safari en el que cacé un elefante y un búfalo, generó más recursos para la conservación que todos los safaris fotográficos».

Queridos amigos, cumpliendo la promesa que hice, de que presentaría situaciones donde la caza y la conservación de la vida salvaje andan de la mano, traigo un caso concreto, que conozco bastante bien en primera persona, el Parque Transfronterizo del Gran Limpopo.

En general, se trata del proyecto que unió el Parque Nacional del Limpopo, en Mozambique, el Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica, y el Parque Nacional de Gonarezhou, en Zimbabwe. En su conjunto, el Gran Limpopo tiene un área de más de treinta y cinco mil kilómetros cuadrados, lo que corresponde a más de un tercio de la superficie de Portugal.

Una magnífica muestra de las espectaculares fotografías a las que nos tiene acostumbrados Licinia Machado, realizadas en el Parque Transfronterizo del Gran Limpopo.

Una de las medidas más importantes de este Parque de la paz, (así se denominan los parques transfronterizos en África), fue eliminar la mayor parte de las barreras entre los tres países, para que los animales se desplazaran libremente, lo que permitió a los elefantes retomar algunas de sus rutas migratorias ancestrales, disminuyendo la presión sobre las cubiertas vegetales de determinadas zonas.

Caza y fotografía

También forman parte de este Parque otras tres áreas en Sudáfrica: la Reserva de Caza de Sabi Sands, que es el mejor lugar del mundo para observar leopardos, la Reserva de Caza de Timbavati, que está al oeste del Kruger, y donde es posible cazar rinocerontes blancos, y la región de Makulele.

Y, en Zimbabwe, forman parte del Parque, el Santuario de Manjinji Pan, el Área de Safaris de Malipati y, entre el Kruger y Gonarezhou, el Corredor de Sengwe, que es un área de caza comunitaria donde cacé dos elefantes, algunos búfalos y varios antílopes.

Fue allí, en el Parque Transfronterizo del Gran Limpopo, donde, en los últimos doce años, pasé más de doscientos días en safaris fotográficos con mi mujer. A lo largo de estos años, Licínia ha fotografiado miles de animales, de más de cuarenta especies diferentes. Aquí vivimos algunos de los mejores momentos de nuestras vidas, siguiendo a decenas de leopardos, chitas y leones.

La mayor parte de los estudios científicos y documentales televisivos sobre los grandes felinos africanos, se realizan en la Reserva de Caza de Sabi Sands y en las zonas de Skukuza y de Satara. En Letaba existe el Elephant Hall, un museo y centro interpretativo dedicado al elefante, un lugar fantástico donde es posible ver a las presas de los Siete magníficos, los mayores elefantes, (¡muy por encima de las cien libras!), que vivieron en el Kruger hasta mediados de la década de los ochenta.

Los estudios científicos que dieron origen a la mayor parte del conocimiento que tenemos sobre estos grandes paquidermos se llevaron a cabo en este Parque.

Los Cinco grandes son su mayor atracción, que recibe más de un millón y medio de visitantes todos los años, venidos de todas partes del mundo.

La convivencia entre cazadores y no cazadores es bastante pacífica. No deja de ser curioso que casi todos los lodges del Parque tengan en sus menús platos con carne de caza.

La caza es riqueza

El hecho de que el Parque Transfronterizo del Gran Limpopo tenga algunas áreas dedicadas a safaris, permite que una gran parte de los ingresos provenientes de esos safaris revierta a favor de las comunidades locales y de la conservación de la vida salvaje del propio Parque.

Además, la caza ayuda a gestionar las poblaciones de algunas especies, manteniendo el equilibrio necesario dentro del ecosistema.

Las comparaciones son odiosas, pero tengo que decir esto, sólo el safari en el que cacé un elefante y un búfalo generó más recursos para la conservación, que todos los safaris fotográficos en los que acompañé a Licínia.

Las cosas son lo que son, siempre será del dinero del que dependa el éxito de este Parque Transfronterizo y el destino de muchas de sus especies, principalmente de los elefantes.

No seremos los únicos, pero, a fin de cuentas, los cazadores contribuyen en gran medida para que todo esto exista.

Es bueno que así sea, sin embargo, sería bueno que hubiera un mayor reconocimiento sobre el papel de la caza en la conservación de la vida silvestre, aquí queda este buen ejemplo.

¡Buena caza! CyS

Por João Corceiro / presidente del SCI Lusitania Chapter   

Fotografías: Licinia Machado      

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.