I Prueba de Perros de Rastro en Las Hurdes

Concurso de rastros Pinofranqueado_03

El pasado fin de semana, más concretamente los días 26, 27 y 28 de febrero, tuvo lugar en la localidad extremeña de Pinofranqueado, un interesante concurso de perros de rastro.

Desde el aula de la naturaleza de Pinofranqueado, lugar de concentración durante los tres días que duró la prueba, espectadores y participantes se dirigían a los diferentes campos, previamente avistados por los jueces de la organización, para realizar las respectivas pruebas.

Concurso de rastros Pinofranqueado_01Sin duda alguna, esta modalidad de caza tiene gran cantidad de adeptos en esta zona, pues la orografía del terreno permite este tipo de concursos. Si se caracteriza por algo es por la eficacia y la pericia de esos grandes compañeros del cazador, que muestran en las manchas, tan sumamente pobladas de monte, el localizar al jabalí y seguir su rastro antes y después de su levante.

A lo largo del día se realizaban tres pruebas, evaluadas en todo momento por la estupenda organización que llevó a cabo el concurso, pese a la mala climatología que acompañó durante los días del evento. Agua, frío y nieve no quisieron perderse el acontecimiento.

Para los ajenos a estas modalidad, decir que una jauría compuesta por seis perros, debe rastrear los rastros que un jabalí salvaje deja antes de encamarse en su correrías nocturnas. Sumamente entretenido, pues una vez el participante con un solo perro y seguido de los jueces, opta por tomar el rastro que a su parecer es bueno e indicado para ser seguido, se pasa a soltar a los otros cinco perros restantes y empezar con el desenlace. Los canes siguen en todo momento las pistas que el cochino dejó en su ruta, antes de encamarse y, una vez localizado, se produce el ‘levante’, que habitualmente produce la máxima atención del público, aunque a veces el perseguido dista bastantes metros de sus perseguidores.

Se evalúan, entre otras cualidades, el tiempo en el que se realiza la prueba o el turno en el que les toca perseguir los rastros, pues no es lo mismo participar a las nueve de la mañana que a las cuatro de la tarde, ya que el rastro que el jabalí deja con el paso de las horas se va disuadiendo.

También otros de los puntos a valorar es la aproximación a la pieza, la agrupación de la jauría, el adiestramiento de los canes, la persecución sólo al jabalí, pues si continúa tras otra pista de algún animal más cinegético, es descalificado. Estos son, grosso modo, algunos de los puntos a tener en cuenta para esta modalidad de concursos que se pueden practicar en el norte de la comunidad autónoma extremeña.

Deja un comentario