IREC: El consumo de semillas tratadas con plaguicidas ejerce efectos nocivos sobre la perdiz roja

Varios investigadores del Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC) han sacado a la luz una nueva publicación en la que advierte del peligro de supone para la perdiz roja consumir semillas con insecticidas y fungicidas, en concreto conimidacloprid, tiram y difenoconazol.

 

El blindaje de semillas con plaguicidas es una práctica destinada a reducir los riesgos de la fumigación y a maximizar la eficacia del producto al colocarlo exactamente donde se necesita. Sin embargo, en otoño, durante el periodo de siembra del cereal de ciclo largo, y dada la escasez de fuentes de alimento alternativas, muchas aves granívoras como la perdiz roja pueden basar su alimentación casi exclusivamente en semillas derramadas o que no quedan bien enterradas. El consumo en poco tiempo de grandes cantidades de semillas blindadas podría causar efectos severos en la salud de estas aves. Estos efectos se han analizado mediante un ensayo con perdices en cautividad expuestas a semillas tratadas con un insecticida (imidacloprid) y dos fungicidas (tiram y difenoconazol). Se empleó la dosis recomendada en cada caso, así como una dosis elevada correspondiente al doble de ésta con el fin de simular posibles abusos por parte del agricultor. Las dosis elevadas de imidacloprid y tiram causaron la muerte del 58.3 y 41.6% de las perdices, respectivamente, tras 10 días de exposición. Las dosis recomendadas de los tres productos causaron algún tipo de efecto subletal, entre los que cabría destacar la alteración de la coloración dependiente de los carotenos. Especialmente llamativo es que la ingestión de semillas tratadas con imidacloprid y tiram motivara una reducción en las probabilidades de supervivencia de los pollos, pese a que la exposición de los adultos se produjo dos meses antes del pico del periodo ovopositor y los pollos nunca estuvieron expuestos a los plaguicidas. Estos resultados revelan los efectos nocivos asociados al consumo de semillas blindadas. No obstante, en condiciones naturales, las perdices podrían evitar la exposición al rechazar la simiente tratada y/o buscar alimentos alternativos, siempre y cuando exista una disponibilidad de los mismos. Esta línea de trabajo se está enfocando actualmente en la caracterización del riesgo de exposición mediante ensayos de conducta de rechazo de semillas, así como análisis de contenido digestivo en perdices cazadas. 

El estudio parte de una iniciativa de FEDENCA (Fundación para el Estudio y la Defensa de la Naturaleza y la Caza, de la Real Federación Española de Caza) y la Oficina Nacional de la Caza quienes, preocupados por el aparente declive de la perdiz roja, decidieron financiar esta investigación con el apoyo de la Fundación Biodiversidad.

A. Lopez-Antia, M. E. Ortiz-Santaliestra, F. Mougeot, R. Mateo (2012) Experimental exposure of red-legged partridges (Alectoris rufa) to seeds coated with imidacloprid, thiram and difenoconazole. Ecotoxicology, DOI 10.1007/s10646-012-1009-x

Enlace al artículo completo:  http://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10646-012-1009-x

Deja un comentario