¿Puedo hacer que mi perro sea vegano?

Alice, lectora del eldiario.es, pregunta que si sería contraproducente hacer que como ella, su perro tampoco comiera ningún tipo de alimento de origen animal.

Alice escribe el siguiente texto: “soy vegana desde hace unos cuatro años sin ningún problema y ahora que hace unos seis meses que tengo un perro, Charlie, se me plantea la contradicción moral de darle pienso de origen animal cuando yo solo como alimentos vegetales. ¿Son carnívoros estrictos los perros o pueden tener una dieta exclusivamente vegetal? He visto que se venden piensos veganos equilibrados y Charlie ya no es un cachorro, por lo que tal vez podría probar. ¿Es conveniente?”

Suele haber cierta confusión respecto a si los perros son o no carnívoros aludiendo a que en su dieta, y en sus piensos, suelen aparecer diversos ingredientes vegetales o bien a que si les damos un gajo de mandarina o un cacho de manzana, zanahoria, arroz, etc., se lo comen sin problemas.

Ya comentamos este tema con el veterinario Carlos Alberto Gutiérrez, autor del blog El Nutricionista de Perros, en el artículo  Es bueno dar de comer a nuestros perros frutas y verduras?  En esta otra publicación Gutiérrez aclara que “el perro sí es carnívoro, lo que no significa que no pueda comer cierto porcentaje de vegetales e incluso que estos no sean necesarios en su dieta”.

No es conveniente una dieta vegana para el perro

Pero según Gutierrez no es en absoluto conveniente que en la dieta diaria del perro falte la carne, e incluso que no sea su base la proteína animal, lo cual no quita que no sean necesarios los vegetales por distintos motivos, entre ellos su fibra y otros aportes de vitaminas, antioxidantes, etc. En la naturaleza el perro podía conseguir estos aportes de hortalizas salvajes y frutas silvestres y ahora los obtiene de un pienso que siempre está científicamente equilibrado.

Por su parte el veterinario Roberto Elices, profesor en la Universidad Complutense de Madrid, añade en un artículo que la alimentación estrictamente vegetariana de un perro, sin suplementos de origen animal, le hace tener un déficit el aminoácido L-carnitina, así como de taurina, e incluso serias limitaciones en algunos aminoácidos esenciales que no se presentan en vegetales. También puede implicar una ausencia de vitamina B12 y bajos niveles de vitamina D, así como de ácidos grasos esenciales, en concreto el araquidónico y el linoleico. 

Excesiva humanización y marketing

Tanto Gutiérrez como Elices opinan en sus respectivas publicaciones que existe una excesiva humanización de nuestros perros que nos lleva a confundir conceptos y metabolismos, pues mientras los humanos somos en efecto omnívoros, y podemos tener una dieta vegana siempre que contenga todos los elementos necesarios, el perro, y mucho menos el gato, no pueden pasar sin la carne y los aceites de origen animal y por tanto nunca podrán ser veganos a no ser que se suplementen adecuadamente.

Gutiérrez añade además que “mucho del marketing de alimentos para mascotasestá basado en […] la antropomorfización. El marketing de los alimentos para mascotas se fundamenta mucho en los reclamos de los humanos “Enriquecido con omega 3” “Enriquecido con vitaminas”; estos argumentos se pueden plasmar perfectamente en una bolsa de alimento para perro o para humano. Existen compañías que venden grandes cantidades de alimento comercial vegetariano para perros, y tienen éxito en la medida de su mercado. Su mercado ya te imaginarás cuál es, gente con perro y tendencia a las dietas vegetarianas o similares”.

A pesar de todo: ¿puedo alimentar a mi perro solo con vegetales?

Desde la página  Bueno y Vegano defienden que sí se puede e incluso conviene alimentar a los perros como veganos. Argumentan que “los piensos cárnicos que se comercializan están elaborados de subproductos animales no aptos para el consumo humano […] Animales que llegan moribundos o muertos al matadero o los que presentan alguna enfermedad. También se incluyen partes del cuerpo que no se comercializan para alimento humano como cabezas, patas, intestinos de todo tipo de animales, e incluso harina hidrolizada de plumas”.

También añaden la posible presencia de hormonas de crecimiento animal que alteren la salud de nuestro can: “la mezcla resultante puede contener niveles elevados de fármacos, hormonas u otras sustancias químicas dañinas para la salud. A medio y largo plazo puede favorecer el desarrollo de enfermedades crónicas como alergias, problemas digestivos o neurológicos y hasta cáncer. Cada vez son más los expertos en nutrición veterinaria que se aventuran a cuestionar la alimentación con piensos cárnicos industriales”.

Como ya explicamos en el artículo ¿Cómo sé si un pienso es mejor que otro para mi perro?, el precio de los piensos corre parejo a su calidad y hay toda una gama de bajo coste que no es en absoluto recomendable para nuestro can, aunque tampoco se puede certificar que contengan todos los elementos tóxicos que citan en Bueno y Vegano. Es decir que hay piensos de calidad de origen animal que no presentan ninguno de los elementos ni partes animales que se citan en su publicación.

Adicionalmente, Gutiérrez apostilla en su artículo que “los carnívoros no están diseñados, desde la boca pasando por el estómago y hasta el recto, para digerir vegetales; los pueden utilizar, pero no tienen la misma eficacia y a la larga traen problemas de salud ya que no reciben ni metabolizan de forma adecuada los nutrientes que no son propios para ellos”.

Ahora bien, existen piensos comerciales veganos para perros y si los utilizamos, la recomendación de los expertos es que contrastemos su composición con nuestro veterinario de cabecera por si fuera necesario algún suplemento que completase la dieta del perro. También que el o la veterinaria llevase un control periódico del perro para constatar que la dieta vegana no le está creando problemas como consecuencia de determinadas carencias.

Fuente: eldiario.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.