Monfragüe: autorizada la caza de 107 ciervos en el Parque Natural para disminuir la superpoblación

La Junta de Extremadura ha autorizado la caza de 107 ciervos dentro del parque nacional de Monfragüe para esta campaña cinegética, según figura en una resolución publicada en el DOE (Diario Oficial de Extremadura) el pasado día 8. En ella se presenta el programa de acción selectiva de ungulados en el parque nacional, un documento de 12 páginas que explica por qué hay que abatir ejemplares de estos mamíferos y de jabalíes, y cómo debe hacerse.

El texto recoge las conclusiones de los últimos censos de población de estas dos especies, realizados desde el año 2015 hasta la berrea de 2017. Y la estimación es que hay unos 9.320 ciervos, de los que algo más 2.000 están en el parque nacional (18.396 hectáreas) y más de siete mil en los alrededores, hasta completar un área total de unas 40.000 hectáreas que incluye a las principales fincas cinegéticas. Hay que tener en cuenta que el parque nacional no tiene vallas, por lo que es habitual que los ciervos que viven en él salgan y que entren los que suelen están fuera. En base a estas cifras se autoriza la caza de 107 machos en el parque nacional, y se propone que en el conjunto del espacio natural sean abatidos 275, además de mil quinientas hembras.

La superpoblación supone “un impacto alto o muy alto sobre el 62,5% de la vegetación del parque nacional”, se especifica en el texto publicado la semana pasada. En él se aclara también que “hasta un 72% del territorio presenta calidad baja o muy baja en los ejemplares de ciervo del parque nacional y su entorno”.”

Teniendo además en cuenta la incidencia de la tuberculosis en determinadas zonas de Extremadira, la Dirección de Parque Nacional considera “imprescindible” reducir los ciervos y jabalíes de ambos sexos “de manera significativa” en el interior del Parque. “En las fincas privadas del parque nacional principalmente -continúa- es necesaria, en general, una reducción anual importante de ciervos y jabalíes, que puede llevarse a cabo con acciones de control”.

Desequilibrio entre sexos

Se persigue “eliminar la mayor cantidad posible de jabalí, que es el principal depredador de nuestras especies-presa (conejo y perdiz), y que constituye además un importante reservorio silvestre y excelente indicador de la presencia de tuberculosis en su entorno, dado que es altamente susceptible a la infección”.

“Asimismo -añade-, se propone la eliminación de buena parte de ciervos para equilibrar la ratio entre sexos y mejorar la calidad de la especie en general”.

Fuente: hoy.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.