Policía de Kenia y del KWS hallan marfil ilegal en un contenedor en Sri Lanka

El Servicio de Vida Salvaje de Kenia (KWS) ha informado del hallazgo de marfil ilegal procedente de Uganda en un contenedor de transporte marítimo interceptado recientemente en Sri Lanka.

El contenedor formaba parte de un grupo de tres contenedores que habían sido retenidos de manera cautelar en el puerto de Colombo, en Sri Lanka, como sospechosos de portar marfil de manera ilegal.

Los contenedores, fletados desde Malaba, punto fronterizo entre Kenia y Uganda, país de origen del envío, contenían desechos plásticos, canastas de plástico y troncos de teca, según la documentación que acompañaba a los containers, y tenían como destinos La India, Dubai y Guatemala, respectivamente.

Las investigaciones llevadas a cabo por miembros de la policía keniata y del KWS han confirmado que uno de los tres contenedores portaba marfil ilegal en una cantidad aún no declarada por las autoridades, mientras que los otros dos contenedores albergaban la mercancía correcta.

La ruta del contenedor
Según estas mismas fuentes, el contenedor partió de Kampala, en Uganda, el pasado 16 de abril, y entró en Kenia a través de la ciudad fronteriza de Malaba, hasta llegar al puerto Kilindini de Mombasa el día 19 de ese mismo mes, para zarpar de nuevo desde este puerto el día 7 de mayo.

La empresa fletadora era Iki Iki Global Agencies Ltd, radicada en Kampala, y el destinatario era una empresa radicada en Dubai. La mercancía aparentemente declarada eran 240 bolsas con desechos plásticos y bocas de pescado.

Esta interceptación de marfil ilegal vuelve a dejar en evidencia la ruta que sigue este material. Como ya descubriera recientemente un reportaje de la BBC británica, los colmillos de elefantes abatidos furtivamente sale a través de puertos keniatas con destino a países surasiáticos, como es el caso de Sri Lanka, y desde allí se envían a los principales mercados demandantes de este material, fundamentalmente a China.

Deja un comentario