Kudu, el fantasma gris de la sabana arbustiva (y II)

Las modalidades para la caza pueden ser, en primer lugar, el rececho en buena lid, su modalidad de caza por antonomasia. Se trata de ir prospectando querencias hasta encontrar el animal buscado para hacerle una entrada hasta llegar los más próximos a su situación.

En este caso es importante la forma de actuar de nuestro profesional. En la mayoría de los casos y condicionado por el tema económico, nos incitará a tirar en cuanto tenga confianza de que vamos a impactar al animal en un lugar vital, no dejando lugar a la duda y riesgo que representa el acercamiento a escasos metros de nuestro objetivo. Es aconsejable que, si queremos buscar una aproximación lo más cercana al animal, se lo comentemos al profesional.

Hace ya dos años cazaba en El Cabo junto a un gran profesional como es Owen acostumbrado a la aproximación por ser cazador de arco. Prospectábamos una ladera amplia a primera hora de la mañana en la que, a simple vista, contábamos seis kudus que habían pasado la noche alimentándose en aquellas hondonadas y barrancos, y en aquellos momentos se encontraban tranquilos recibiendo los primeros rayos del sol.

Mi guía me comentaba que el que se encontraba más lejos era un vetusto macho con los días contados por el aspecto famélico que ofrecía.

Deja un comentario