Secuestran el perro de un vecino de Sagunto y no se lo quieren devolver al dueño porque es cazador

Fuente: ElPeriódicodeaquí.com –Pere Valenciano, Sagunto, 16-07-2012

Un vecino de Sagunto ha sufrido el secuestro de su perro, Guanche, ”un podenco de color canela, hocico blanco, pecho y extremo de pies y cola blancos. El perro tiene un leve prognatismo. La mandíbula inferior es un poco mas corta que la superior. Tiene unos 3 años y medio de edad”. Así reza el anuncio que comenzó a mover el 2 de julio por las redes sociales su propietario, experto en desarrollo de páginas web y posicionamiento en buscadores SEO.

Todo comenzó el domingo 1 de julio, el día en que España ganó la Eurocopa y media Valencia ardía por los incendios de Cortes de Pallás y Andilla. También el domingo por la tarde hubo un incendio en Sagunto, lo que movilizó a través de las redes sociales a numerosos ‘animalistas’, desplazados hasta la capital del Camp de Morvedre para rescatar animales de la llamas. Las tracas y petardos que se dispararon para celebrar la victoria de La Roja ahuyentaron a Guanche, que saltó la valla de la vivienda de este saguntino amante de los animales. Con tal mala fortuna, que varias ‘animalistas’ se cruzaron con el perro y, seguramente con la mejor intención, se lo llevaron para darlo en adopción.

Hasta aquí, todo correcto. Sin embargo, la historia se transforma cuando su dueño comienza a poner carteles anunciando que se le ha perdido el perro, tanto por Sagunto, como por las redes sociales, aprovechando sus conocimientos al ser un experto en este tema. Así es como descubre, por casualidad, que las personas que se lo han llevado intentan darlo en adopción sólo dos días después, sin averiguar si tenía o no dueño y, peor aún, al descubrir que es cazador su propietario, alientan en las redes sociales para que no vuelva a su legítimo dueño, acusándolo de ”maltratador de animales” por el mero hecho de ser aficionado a la caza, que cometió el error de no ponerle chip, pero que tiene muchísimas pruebas para demostrar que es suyo.

Buscando por Facebook y otras redes sociales, descubrió que el cartel que utilizaban para entregarlo en adopción mentía respecto al animal, además de varios errores respecto a la edad y la raza. ”Soy un podenco ibicenco, de un año y medio, abandonado por no poder cazar debido a una malformación en la mandíbula”. Ni es podenco ibicenco -es canario-, ni está abandonado y lo único que tiene ”es la mandíbula inferior un centímetro por detrás de la superior”, aclara su dueño, muy preocupado porque han pasado muchos días y después de localizar a las personas que lo encontraron, éstas se niegan a devolverlo.

”El perro en cuestión tratan de donarlo en adopción por prejuicios contra su dueño por el simple hecho se ser cazador, argumentando infundadamente que el perro había sido abandonado por no poder cazar debido a una malformación de mandíbula. Este último detalle se desmonta por la denodada búsqueda desarrollada por su dueño en una ardua investigación a través de la red, hasta encontrar una variada cantidad de sujetos colaboradores y vinculados a los captores del perro, que difunden la disponibilidad para su adopción. Promocionan su adopción con esta foto que denigra el honor de su verdadero dueño. Con injuriosos infundios que solo con leerlos se advierte la imposibilidad de sus captores de saberlo. Lo que denota, la alevosa voluntad de  engañar a sus adoptantes, tratando de llegar demagógicamente a la sensibilidad de las personas que pagaran los requisitos económico-sanitarios que pudieran imponer los supuestos proteccionistas”, escribió en una de las páginas webs el dueño, quien no sólo se tiene que defender de falsas acusaciones, sino que además no ha podido recuperar, dos semanas después, a su animal.

Los animalistas utilizaron las redes sociales, como Facebook, para promover la adopción del animal y, al descubrir que en realidad tenía dueño, para agilizar el proceso, en lugar de devolverlo a su legítimo dueño, que tiene numerosos testigos, así como vídeos y fotografías que demuestran que es suyo.

Frases como ”urgente, ayuda, por favor, lo está buscando un cazador”, ”si no lleva microchip, abrirle una cartilla y ponérselo y ya no lo puede reclamar” u ”ojo, lo están buscando e intentan ponerse en contacto con la persona que lo tiene acogido. Vamos a intentar entre todos tramitar una adopción lejos de aquí! hay que sacarlo!” fueron algunas de las que se emplearon para evitar que el perro vuelva a su dueño legítimo.

Los desencuentros en Facebook han sido constantes desde el día de la desaparición, con debates entre el propietario y algunos animalistas, que lo acusan de maltratador de perros por el mero hecho de ser cazador.

Todas estas pruebas y otras muchas que obran en poder del periódico, han sido puestas en conocimiento de la Guardia Civil, en una extensa denuncia ante el Seprona que demuestra la connivencia entre las personas que lo encontraron y que no quieren devolverlo a quien le pertenece. Así, una de estas animalistas, de nombre Amparo, publicó en su muro de Facebook: ”Anoche, de camino al Refugio de Tula para echar un cable con el desalojo por los incendios, nos encontramos a este precioso y joven podenco. De momento tiene acogida pero buscamos una adopción para él. Contacto Paz de EnMascotados”.

Buscando por las redes sociales, el dueño del perro acabó dando con la persona a la que se refería en el Facebook, a la que le pidió la devolución del animal y a la que acusó de falsear los datos de su perro. En el correo, Paz -con una clínica veterinaria en l’Eliana-, le respondió lo siguiente: ”Primero, hemos notificado a las autoridades de las amenazas recibidas, esta última mañana tambien la entregaremos. Segundo, hara el viaje en valde ya que el perro no esta aquí, se le entregó a un dueño que le puso chip (ante la ley, este es su único dueño). Y tercero, la clinica veterinaria nos ofreció hacer un informe veterinario de las condiciones en las que apareció el perro y nos recomendó denunciar al “dueño” si sabiamos de su paradero, al no tener chip y en las circunstancias que estaba.  Según se nos informo, el perro ademas de haber recibido un tratamiento especial y una desparasitación interna y externa, se iba a castrar al perro.  Buenas tardes, ante todo lo que aquí nos cuentas, lo que me da a pensar es que no hablamos del mismo perro. Si lo crees necesario podemos pedir un informe veterinario el cual ha sido ofrecido y anticipado verbalmente por la clinica que tiene el perro donde tira por el suelo lo que en tantas lineas nos explicas. Primero al perro le han sustraido mas de 200 parasitos del cuerpo, eso te lo pueden firmar los veterinarios, al igual que han confirmado que el perro padace de lysmania. Continuamos con que estaba muy por debajo de su peso recomendado, vomitaba todo lo que comia y sufría de diarreas con sangre. Nos puedes contar todo lo que quieras sobre bonanzas de la familia que lo tenia pero lo que nosotros vimos no es acto de otros grupos activisas, nosotros no lo somos, por eso mismo hemos dejado el perro en las manos de expertos que es lo que hemos considerado conveniente. Si realmente como dice este hombre, el perro se escapo ese mismo dia y estaba a su cargo, solo espero que no tenga mas perros porque me pareceria un horror que estubieran en las mismas condiciones. Si realmente lo que el tiene es preocupacion y amor por el perro preferirá que este en manos de expertos veterinarios y no siendo pieza de cambio por motos o dinero como hemos podido comprobar en internet. Si ademas como dices es amigo tuyo deberias recordarle que las amenazas sea cual sea el canal por el que llegan, son un delito, las estamos recogiendo todas y si lo vemos oportuno las haremos llegar a la guardia civil o donde sea conveniente”.

Ante tan ofensiva respuesta de una supuesta amante de los animales que lo prefiere entregar a terceras personas, en lugar de a su dueño, el saguntino le respondió punto por punto desmontando todas las acusaciones. Ni ha habido amenazas -ha habido debate con la presunta secuestradora y mucha angustia al no devolverle a su perro-, ni el perro ha sido jamás maltratado, ni está mal alimentado.

Ahora, a la espera de una investigación del Seprona que se puede alargar en el tiempo, hace un llamamiento a la cordura y la humanidad, y le devuelva su perro.

El Periódico de Aquí ha enviado un correo electrónico a la dirección que figura en los carteles repartidos, así como ha llamado al teléfono de la clínica veterinaria de L’Eliana, pero en ningún caso ha obtenido respuesta de momento.

Deja un comentario