Los accidentes de jabalí ponen en peligro la continuidad de las sociedades de caza de la zona

Fuente: FarodeVigo.es – S. Soutelo/A. Loño, Lalín, 30/08/2012
El inicio de la temporada de caza mayor y de las batidas contra jabalíes vuelve a sacar a la luz la polémica sobre la responsabilidad de los accidentes que causa esta fauna salvaje en las carreteras. Las sentencias judiciales son mucho más duras, en este sentido, con los Tecores de la provincia que con los de A Coruña, Lugo y Ourense. Por ello, la continuidad de las sociedades de caza de la comarca está en entredicho debido a los costes extra que tienen que afrontar los cazadores cuando jabalíes y corzos, sobre todo, irrumpen en las carreteras.

 

El caso más preocupantes es el de la Sociedade de Caza, Pesca e Tiro de Silleda. El colectivo celebra este sábado (9.30 horas, en la Casa de Cultura) una asamblea para aprobar las cuentas de 2011 y actualizar sus cuentas. El presidente, Toño Fernández Pena, explica que si los ejercicios anteriores “se cerraron con remanentes de 5.000 ó 6.000 euros”, 2011 carece de superávit porque hubo que pagar casi 5.000 de franquicias, al rebasar el volumen de accidentes que le permite la póliza de seguros. “No es justo que, encima de cazar cuando y cuánto nos marca la Xunta, se nos haga responsables de accidentes que en ocasiones no se producen en jornadas de caza”. La sociedad no tiene déficit, pero tendrá que aplicar recortes para volver a disponer de remanente. Así que meterá tijera en los desbroces. “Desbrozamos los montes todos los años, lo que nos cuesta entre 7.000 y 8.000 euros. Ahora, tendremos que actuar en menos superficie”. Para más inri, en la actualidad ya no existen ayudas oficiales ni para desbroces ni para siembras de animales de caza menor. Así que la salida que le queda a Silleda, además de los recortes, es la de subir la cuota de 110 euros anuales a sus 400 socios. La nueva cantidad se estudiará durante la asamblea.

Mucho más contundente en sus palabras es el presidente de la Sociedade de Caza de Lalín, Luis Nistal. “Dentro de poco, las carreteras van a parecer safaris, y sobre ésto ya advertimos los cazadores hace tiempo”, recuerda. Pero la falta de apoyos económicos y el encarecimiento de los seguros puede, incluso “hacer desaparecer a las sociedades de cazadores”, vaticina. La de Lalín paga una póliza de seguros de 7.000 euros, un precio realmente bueno para el Tecor si se piensa que, por su superficie, varias compañías le pedían 15.000. La sociedad, que celebró asamblea el pasado domingo, cerró 2011 con un superávit de 2.700 euros.

También en septiembre, el día 7 o el 14, la Sociedade de Caza de Dozón celebrará su asamblea anual. Sus 70 socios pagan 100 euros al año y, en esta temporada, podrán abatir 38 jabalíes, “que bien podría ser alguno más, porque su población aumentó mucho en los últimos tiempos”, explica el secretario del colectivo, José Manuel Civeira. Este deportista también recuerda que “los agricultores empezaron a cultivar muchas fincas en pleno monte, con lo que podríamos dudar en quién invadió a quién. Tampoco se nos puede pedir que cacemos en fincas particulares que están llenas de maleza”, añade. “Somos el sector más vulnerable”, afirma Gonzalo Gómez.

Por su parte, el presidente de la Sociedade de Cazadores de Vila de Cruces, Gonzalo Gómez, asegura que “los cazadores somos el colectivo más vulnerable, porque corremos con la responsabilidad de accidentes contra fauna salvaje cuando, en realidad, lo lógico sería pensar que nosotros no podemos impedirle a los animales que crucen las carreteras”, explica. En este Tecor, además, todavía están pendientes de resolución dos siniestros –uno contra un corzo, el otro contra un jabalí–. Gómez incide en que el año pasado, en comparación con ejercicios anteriores, se produjeron más siniestros en los límites con otro Tecor de caza, y de ahí que las resoluciones judiciales se alarguen un poco más. La sociedad paga un seguro de 8.000 euros, sin franquicia, que de momento se cubre con los 130 euros de cuota que abona cada socio, conque no se baraja un aumento de las tarifas. El fin de semana pasado comenzó con las batidas de jabalíes, y en esa primera jornada se abatieron cinco animales. Dispone, en total, de 66 precintos. “El año pasado cubrimos ese cupo, y este año es posible que también nos sea suficiente con esa cifra”, apunta el presidente.

Deja un comentario