La triquinosis se detecta en jabalíes capturados cerca de La Lastra

Fuente: eldiariomontanes.es

La triquinosis ha aparecido en una de las batidas efectuadas en la pasada jornada de caza en Cantabria. En al menos uno de los jabalíes – si no los dos, aunque este dato no está confirmado- que cazó el pasado jueves la cuadrilla 48 cerca de La Lastra (Tudanca) ha aparecido la larva de la triquina.

Los de Ángel López tenían que cazar el miércoles, pero el mal tiempo les hizo posponer la batida para un día más tarde. Los 28 integrantes de la cuadrilla se bajaron del monte de Frente y Navas con dos ejemplares, un macho de 75 kilos y una hembra de 50. Como es preceptivo, López llevó muestras a una clínica veterinaria para hacer las pruebas que detectan la triquina. «Se han analizado cuatro trozos, y no sabemos en cuál de los animales, o quizá en los dos, ha aparecido la triquina». Además de ser obligatorio el análisis, Ángel López y sus compañeros siempre llevan al veterinario, por precaución, lo que traen del monte.
La prueba para detectar este parásito es simple. «Vale con una muestra de musculatura lisa, como el diafragma, la lengua o las carrilleras», afirma Tomás Bustamante, del Hospital Veterinario Tomás Bustamante de Torrelavega, que es donde se realizaron los análisis a la carne traída por Ángel López. «Se observa la muestra al microscopio y ahí se ve si está la larva del parásito Trichinella, que es la que originaría la enfermedad de la triquinosis».
Los resultados positivos en esta prueba, que no vale más de 15 euros, no son habituales. Así, en esa clínica veterinaria torrelaveguense hacen «entre 350 y 400 pruebas al año», afirma Bustamante, tanto en época de caza como en muestras de cotos privados fuera de temporada. «El año pasado, no hubo ningún caso. Hubo otro hace dos o tres años. Este es el segundo que veo en los seis años que llevo en la clínica». También Ángel López es novato en estas lides. «Tengo 60 años y llevo cazando desde los 14. Es el primer caso que veo».
El jabalí coge este parásito en el campo. El problema es que forme quistes en el animal. Si la carne del jabalí es para consumo humano, al cocinarla por encima de los 60 grados (asada o cocida), las larvas no resisten ese calor. «Pero los quistes sí podrían. Cocinando así la carne se disminuiría el riesgo, pero no se elimina totalmente», afirma este veterinario de Torrelavega. «Por eso, la única medida totalmente segura es hacer la prueba en la clínica para detectar el parásito». El análisis en el laboratorio apenas dura cinco minutos. «No merece la pena jugarse la salud por 15 euros», afirma el capitán de la cuadrilla 48. Y es que la triquinosis, si se complica, «puede producir incluso la muerte a un ser humano», señala Tomás Bustamante.
A falta de lo que pueda dictaminar la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, la principal recomendación tanto de cazadores como de veterinarios es cumplir con la obligatoriedad de analizar todo lo que se caza, si es para consumo humano, sobre todo en esa zona de la región. «Aunque yo creo que esos jabalíes venían de la zona de Palencia», estima López.
Doce aplazamientos
El mal tiempo y la nieve hizo que se aplazasen o suspendiesen la mitad -doce- de las cacerías previstas para este pasado fin de semana. En cuatro de las que se celebraron, los cazadores no tocaron pelo. Los mejores resultados se produjeron en los lotes de Dobra Regaos (9 jabalíes) y Bicobres Sur y Panda Carrielda, en el que se cazó el cupo de cerdos salvajes, una docena.

Deja un comentario