Rebeldes ugandeses se financian con caza furtiva de elefantes

 

Fuente: Terra.es

El movimiento rebelde de Uganda el Ejército de resistencia del Señor (LRA por su sigla en inglés), uno de los más sangrientos de África central, se financia gracias a la caza furtiva de elefantes y al contrabando de marfil sobre todo en la República Democrática del Congo, indicaron fuentes diplomáticas y ONG en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

“Recibimos informaciones creíbles según las cuales la LRA se dedica a la caza furtiva de elefantes en la República Democrática del Congo (RDC) y revende el marfil ilegalmente”, declaró Jeffrey de Laurentis, embajador adjunto de Estados Unidos, en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU el martes por la tarde.

Según una mujer que dejó el LRA en abril pasado, los rebeldes recibieron la orden de su jefe Joseph Kony, un hombre de unos 51 años que se califica como cristiano fundamentalista, “la orden de matar elefantes y enviar sus colmillos”, señaló la ONG Resolve, que sigue a los rebeldes del LRA.

Según esta ONG, la caza se ha localizado sobre todo alrededor del Parque Nacional de Garamba (noreste del país) donde los guardias indicaron haber encontrado tres elefantes muertos y haber confiscado armas a tres supuestos miembros del LRA, una de las guerrillas más violentas del mundo que actúan en Uganda y en otros países de África Central.

Incidentes similares fueron reportados por otros desertores de la organización, que se hizo célebre en todo el mundo gracias a un controvertido video realizado por la ONG estadounidense Invisible Children, que se convirtió en viral en internet.

El LRA está activo en el norte de Uganda desde 1988, pero sus combatientes se instalaron desde 2005 en el noreste de la RDC, así como en Centroáfrica y Sudán del Sur.

Los rebeldes son célebres por sus violaciones, saqueos, mutilaciones, asesinatos y del secuestro y reclutamiento forzado de niños como soldados y luego como esclavos sexuales.

Naciones Unidas estima que es responsable de decenas de miles de muertos y de 450.000 desplazados en RDC, la República centroafricana, Uganda y Sudán del Sur.

Según la comunidad internacional, Joseph Kony está prófugo en la selva de África Central y mientras no sea capturado “su influencia psicológica en centenares de miles de personas en la región seguirá siendo enorme”, afirmó Paul Ronan, director de Resolve.

Deja un comentario