La ‘milla de oro’ de las fincas de caza en España

imagen-de-la-finca-de-jose-maria-entrecanales-la-verdosa-pagina-web

El pasado jueves 8 de octubre se abrió la veda de caza en Castilla-La Mancha. Es en esta comunidad autónoma donde se aglutinan la mayor parte de las fincas propiedad de los empresarios más relevantes de nuestro país. Principalmente en Toledo y Ciudad Real, según publica www.vanitatis.elconfidencial.com/noticias

Toledo

Entre todos los propietarios de ‘la milla de oro’ de las fincas castellanomanchegas, destaca Juan Abelló. El empresario es propietario de tres fincas cercanas a la localidad de Los Yébenes: Las Navas, Los Robledillos y Torneros. Además, cuenta con otra en Ciudad Real, El Lobillo, su finca predilecta.

Cerca de Toledo, en el término municipal de Polán, se encuentra La Ventosilla, el lugar donde en 1880 el Conde de Teba ofreció la primera cacería de perdices que se celebrada en España. Actualmente en este histórico lugar se comercializan cacerías de perdices organizadas por Antonio Cavero. Tras dirigir durante más de 30 años Acciona, Jose María Entrecanales se retiró a vivir a La Verdosa.

En el término municipal de Hontanar se encuentran situadas tres fincas de ilustres propietarios: por una parte Ciguiñuelas, de los Sainz de Vicuña, estrechamente vinculados al Polo de Sotogrande; Muelas, de Begoña Alzaburu, actual marquesa de las Claras, y El Maíllo, de la siempre discreta familia Comenge.

Entre las edificaciones de las fincas de la provincia, destaca el palacio de El Castañar. Declarado bien de interés cultural, está dentro de la finca que la aristocrática familia Finat posee en Mazarambroz. Una finca que ronda las 12.000 hectáreas en la que se comercializan monterías y cacerías para selectos clientes. En abril de este año, Doña Sofía acudió a dicha finca como testigo de excepción de la suelta de dos linces ibéricos para fomentar su repoblación. Ejemplo de que caza y conservación no tienen que estar reñidas necesariamente.

Ciudad Real

El recientemente fallecido Don Carlos de Borbón dos Sicilias, duque de Calabria, era dueño de La Toledana, una finca de 2.000 hectáreas en Retuerta de Bullaque dedicada a las explotaciones agrícolas y cinegéticas. En el mismo término municipal, en 2004, el empresario Villar Mir adquirió La Salceda, una finca de 2.800 hectáreas que, hasta ese momento, había pertenecido a Mario Conde. Villar Mir también es propietario de La Dehesa del Carrizal, en Navas de Estena, destinada a la elaboración de vinos.

Leer más en www.vanitatis.elconfidencial.com/noticias

Alfonso Cortina, expresidente de Repsol, posee Vallegarcia, una extensa finca de caza donde practica su deporte favorito y donde se encuentra la bodega donde elabora el vino del mismo nombre. Su hermano, Alberto Cortina, no muy lejos de allí, en Navas de Estena, es propietario de Las Cuevas, una finca cuya mitad se encuentra dentro del Parque Nacional Cabañeros.

En Fuenllana, Jose Manuel Landaluce, uno de los mayores especialistas en cacerías de perdices de España tras 40 años de experiencia, organiza cacerías para clientes españoles e internacionales en El Crespo.

Lord Casvendish, duque de Westminster, es dueño de La Garganta, una finca de 15.000 hectáreas que motivan que se la catalogue como una de las mayores en extensión de nuestro país. Las instalaciones de lujo que cuenta para disfrute de sus clientes son distintos inmuebles palaciegos, helipuerto, iglesia, escuela y hospital de primeros auxilios entre otros.

Sin embargo, el mejor aeropuerto privado del país se encuentra en la finca El Castaño, en Lucina, propiedad, hasta su muerte, de Emilio Botín. Actualmente El Castaño es propiedad de Francisco Javier Botín y tiene un total de 4.604 hectáreas. La finca colindante, Santa María, de 3.000 hextáreas, es propiedad de su hermana Ana Botín, presidenta del Banco Santander.

Helena Revoredo, viuda de Herberto Gut y presidenta de Prosegur, es una gran aficionada a la caza y dueña de La Romera.

Leer más en www.vanitatis.elconfidencial.com/noticias

Deja un comentario