Los accidentes y los daños a los cultivos obligan a abandonar los cotos de caza

Fuente: abc.es/toledo

Los titulares cinegéticos están esperanzados con la nueva Ley de Montes que prepara el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y que puede estar lista el próximo año, una vez que en septiembre se abre el plazo de información pública.

 

Partiendo de la base de que el actual gobierno no considera un tema «tabú» la actividad cinegética, según indicaba el presidente de Aproca, Luis Fernando Villanueva, se abre ahora una vía de diálogo para modificar algunos aspectos que «están haciendo mucho daño al sector».

Villanueva, en declaraciones a ABC, hacía referencia a laresponsabilidad de los titulares de cotos en los accidentes de tráfico provocados por especies cinegéticas y a los daños a la agricultura. Éste fue el principal asunto que se trató en un reunión mantenida por la Oficina Nacional de la Caza con el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, recientemente en Madrid.

Cotos abandonados

Desde el sector se pretende que la futura Ley de Montes marque la posibilidad de que tanto los daños a la agricultura como los accidentes no sean siempre responsabilidad del propietario cinegético. Hacerse cargo de los daños está provocando que muchos titulares dejen abandonados los cotos ante la posibilidad de hacerse cargo de los gastos, sobre todo porque muchas aseguradoras no cubren los accidentes de tráfico.

«Es lógico que seamos responsables cuando el accidente se produzca durante una cacería o montería, porque se está moviendo a la población de su hábitat natural, pero no un 3 de agosto, a la 3 de la mañana cuando un jabalí cruza la carretera», explica el presidente de Aproca. Lo mismo ocurre con los daños del conejo, el ciervo o el jabalí en la agricultura, «no tiene sentido culpar al titular del coto si éste cumple con su cupo y con la legislación vigente».

Son dos problemas históricos del sector cinegético que se producen prácticamente en toda España, de ahí que la Oficina Nacional de la Caza está dispuesta a movilizar a los titulares de cotos para apoyar que se recojan sus peticiones en la nueva Ley de Montes, sobre todo porque sería un alivio para muchos cotos, que ahora no encuentran compañías aseguradoras que cubran los accidentes de tráfico en muchas regiones.

Pero no es el único asunto que preocupa al sector cinegético. También negocia la coordinación de todas las órdenes de veda entre Comunidades Autónomas, una licencia única tanto para el cazador nacional como extranjero, así como un plan de apoyo a la perdiz roja, que sufre algunas prácticas agrarias que están mermando gravemente su población.

También se pide el mantenimiento de una práctica muy extendida en la región, el silvestrismo, es decir la captura viva de los conocidos «pajaritos» y que podría prohibirse en Europa.

Órdenes de veda

Desde el Ministerio se trabaja en la armonización de las órdenes de vedas sugerida por la propia Oficina Nacional de Caza, con la creación de algún documento de directrices básicas que vayan más allá de una simple coordinación de la orden de vedas. Y es que hay mucho temas comunes en todas las comunidades autónomas que deben ser coordinados por el Gobierno central, como la sanidad o el registro de infractores.

Otro frente abierto es el de la caza en los Parques Nacionales. Tanto el presidente de Aproca como el de la Federación regional de Caza, Juan de Dios García, aseguraban a ABC que no se trata de permitir en estas zonas la caza «nadie en su sano juicio lo haría», sino en que sean los cazadores locales quienes realicen los controles poblacionales que se deben llevar a cabo en los Parques, por ejemplo en el de Guadarrama o los Picos de Europa.

En el caso de Cabañeros, que tiene las mismas características que el de Monfragüe, con grandes extensiones de terreno de propiedad privada, lo lógico es que sean los propitarios privados quienes realicen la caza selectiva.

Muchas propuestas que deberán reflejarse en la nueva Ley de Montes que prepara el Ministerio y que también estudiará la declaración de la actividad cinegética como Patrimonio de la Humanidad.

Deja un comentario