Más de 450 animales mueren atropellados al año sólo en una de las carreteras del Montgó

Fuente: lamarinaplaza.com

La alta mortandad de la fauna como consecuencia de los atropellos, la sobrepoblación de los jabalíes, el malestar del Ayuntamiento de Xàbia por su marginación en la reserva marina del cabo de Sant Antoni y el posible impacto del futuro tren Dénia-Gandia fueron los cuatro asuntos principales que hoy ha debatido la junta rectora del parque natural del Montgó.

A pesar de su importancia, este organismo se reúne una sola vez al año y trata los asuntos casi a cámara lenta: hoy ha dado a conocer las actividades que estaban programadas para…2013, a pesar de que ya estamos en noviembre de este mismo año. El parque, por cierto, continúa retrocediendo en presupuesto de una forma alarmante: en 2013 ha contado con un presupuesto de 450.000 euros, frente a los 800.000 de 2012. Es decir, una reducción de casi la mitad.

 

Informe sobre la mortandad de la fauna

La junta rectora presentó un informe realizado por técnicos de la Conselleria de Medio Ambiente que calcula que sólo en una de las carreteras que atraviesa el parque natural, la que une Dénia con La Xara y Xàbia (CV-735), murieron más de 450 animales atropellados por vehículos en 2012. En realidad, los expertos del Servicio de Biodiversidad localizaron en sus labores de rastreo restos de un número menor de animales, 370; pero toda vez que muchos de ellos no mueren al instante sino que  recorren antes algunos metros perdiéndose de nuevo campo a través, el número real de ejemplares fallecidos es un 25% mayor al de ejemplares localizados.

El informe constata ademas que la principal mortandad se produce en aves, con 283 atropellos, lo que supone un 76% de los registrados. Entre octubre y marzo, el 90% de los accidentes se concentran en sapos, con mayor actividad en los meses húmedos, y aves paseriformes, que utilizan el Montgó para invernar o como punto de referencia de su migración a África, mientras que los sucesos en mamíferos se concentran en verano.

La solución al problema es compleja. La mayor parte de los atropellos, en especial la de las aves, se produce en la zona urbana de Xàbia, donde las propiedades privadas lindan la carretera y hay poco margen de actuación. El vial es de carácter interurbano y el límite de velociad máxima,  50 kilómetros por hora, ya no puede bajarse. Aún así, hay margen de mejora: colocar grandes señales que anuncien que se conduce por un parque natural y que existe riesgo de atropello de la fauna; colocar radares fijos; o adaptar los puntos de drenaje como pasos para animales terrestres de menor dimensión, como sapos, reptiles y erizos.

Para el paso de mamíferos mayores, tanto en lo que respecta a especies protegidas como a jabalíes, perros y gatos con el fin de evitar accidentes, los técnicos proponen el uso de vallado cinegético entre Jesús Pobre y Xàbia, que permitirían dirigir la fauna exclusivamente hacia dos pasos naturales de barrancos. Ahora bien, esta opción tiene un elevado coste. Hoy, en la junta rectora, Joan Sala, de Acció Ecologista-Agró, propuso que sea la Caixa, entidad que colabora con el parque, la que asuma ese presupuesto, dado el pésimo estado de las arcas autonómicas. Sin embargo, el director del Montgó, Carlos Linares, indicó que la Caixa sólo puede encargarse de programas de carácter social.

Sobrepoblación de jabalíes y ardillas

Vinculada con la cuestión anterior, se encuentra la sobrepoblación de jabalíes, conejos, ratas y ardillas en el área de influencia del Montgó. La alcaldesa de Gata, la popular Ana María Soler, alertó del “grave problema” que supone tanto para la integridad de los conductores –recordó que ya se han producido varios accidentes graves– como para los cultivos. “Estamos buscando formas  para desarrollar la poca actividad agrícola que nos queda y no somos capaces de encontrar una solución a este asunto” dijo Soler. Parecido fue el argumento del representante de los cazadores de Dénia, que incluso instó a organizar una batida contra los jabalíes.

El representante de la Conselleria de Medio Ambiente, Juan Orts, se mostró muy cauto. Dijo que la población de jabalíes puede reducirse a través de la “caza controlada”, pero recordó las limitaciones a la misma en los espacios naturales, en los que no se pueden realizar batidas ni disparar a menos de 200 metros de viviendas o caminos. Orts, no obstante, sí matizó que está preparándose una comisión para abordar el problema en los parques de toda la Comunidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.