Silla de ruedas y escenas de caza para el Rey en La Zarzuela

Fuente: estrelladigital.es

Don Juan Carlos entra hoy en quirófano para acabar de sustituir la fallida prótesis de cadera. Pero la movilidad reducida de la convalecencia no ha matado su pasión por la caza y los animales. El Rey ha salido estas semanas en silla de ruedas, armado con unos prismáticos, a ver los numerosos animales que pastan en la finca de La Zarzuela. Así son las escenas de sus paseos, blindados por un gran dispositivo de seguridad.

 

“No es el mejor trabajo del mundo ahora mismo, eso de ser ayuda de cámara del Rey”, explica un funcionario de La Zarzuela. Los médicos confían en que el Rey va a mejorar su movilidad tras la operación de hoy, porque la vida del monarca está confinada la mayor parte del tiempo a una silla de ruedas. Una silla de ruedas que empuja el ayuda de cámara del Rey. Un trabajo no siempre fácil. El Rey no puede cazar, pero su falta de capacidades físicas temporales no le han matado la afición.

Don Juan Carlos es sometido a un intenso trabajo de maquillaje cada vez que tiene que comparecer

La escena que se ve cotidianamente en la basta finca de La Zarzuela es la del monarca, en su silla de ruedas, bien abrigado, armado con unos prismáticos y asistido por su paciente ayuda de cámara. Así Don Juan Carlos sale a observar la gran cantidad de fauna de la finca, venados y jabalíes sobre todo. La silla de ruedas no aplaca la curiosidad ni la vitalidad del Rey, que pide continuamente a su ayuda que le traslade de un lado a otro, por un terreno agreste y muchas veces complicado.

Los funcionarios de La Zarzuela ven los ánimos del Rey con optimismo, a pesar de que varios aseguran que “su estado físico no es bueno. Tiene muy mala cara, no la que se ve en los actos públicos”. Don Juan Carlos es sometido a un intenso trabajo de maquillaje cada vez que tiene que comparecer. Varias fuentes explican a Estrella Digital que no es algo reciente, sino una pauta que lleva varios años funcionando. “En persona es muy llamativo, porque se nota, pero funciona bien con las cámaras”, explican fuentes que han estado presentes en las bambalinas de actos con el Rey

Don Juan Carlos va a ser sometido hoy a la segunda operación de sustitución de la prótesis de cadera que se le infectó, una intervención de cierto riesgo y con no todas las garantías de éxito. Una fuente médica explica que “poner una prótesis de cadera es fácil y habitual, es raro que salga mal. Si hay que repetir la operación, como es el caso, el porcentaje de éxito se hace mucho más reducido”.

El Rey se va a operar de nuevo en la clínica Quirón, por motivos eminentemente prácticos, ya que si acude a un hospital público colapsaría el centro médico. No obstante, en el Hospital Central de la Defensa, “Gómez Ulla”, hay un dispositivo permanentemente preparado para recibirlo en caso de necesidad, y sobre todo de urgencia.

No es una operación de urgencias, pero si apremiante la que necesita el Rey hoy. Fuentes de Palacio explican que el fracaso y la infección en la anterior prótesis le produjo un estado de debilidad general al que costaba verle la cara en los análisis clínicos.

La imagen del monarca en silla de ruedas está blindada, fundamentalmente por la fidelidad a prueba de bombas del personal al servicio de La Zarzuela. Ayuda de cámara, escolta de la Guardia Civil y una guardia militar blindan cada movimiento de Don Juan Carlos por su propia finca. La Zarzuela, en el Monte del Pardo de Madrid, es un tesoro ecológico y cinegético. La abundancia de animales incluso ha provocado accidentes de tráfico entre el personal de Zarzuela, por colisiones con venados o jabalíes.

La pasión por la caza del Rey mueve montañas. Igual que se fue contra toda prudencia a cazar elefantes a Botswuana, ahora no puede reprimir las ganas de ver animales, aunque sea en silla de ruedas y en la puerta de su propia casa. Hace unos meses construyó su propio y lujoso pabellón de caza a poca distancia del complejo de edificios de La Zarzuela, en el que están las principales piezas de su colección, abatidas por él mismo.

Deja un comentario