‘¿Valen para algo las vedas y moratorias?’, por Ciencia y Caza

En estos días muchos se preguntan si, finalmente, se impondrá una moratoria de la caza de la tórtola europea por las recientes decisiones que se han tomado en Bruselas. Pese a que hemos consultado a varias fuentes, seguimos sin saber qué sucederá. Y otros tantos nos preguntamos si las moratorias consiguen lo que buscan: la conservación de especies en estado crítico. Hay respuestas fáciles y directas, que posiblemente salen del corazón pero no de la cabeza. ¿Qué nos dice la ciencia?

Resultaría complicado poner en común todo el conocimiento sobre tantas especies que, en un momento concreto, dejaron de cazarse para pasar a ser estrictamente protegidas. Si nos atenemos al caso español, tenemos un buen puñado de especies antaño cinegéticas que han corrido mejor o peor suerte: algunos casos son bien conocidos, como los linces, osos, avutardas y otras aves esteparias, perdices pardillas y urogallos (entre otras). 

No hay duda, y quítense la venda de los ojos, que en ocasiones llega un momento en que la naturaleza no da para más, y es ahí donde la veda/moratoria es ineludible. Pero si al hecho colgar la escopeta no se le acompaña de la gestión de las poblaciones, permítanos decir que este gesto no vale para mucho, o al menos no tiene el efecto esperado, sobre todo cuando la caza no es el problema principal que afecta a una especie.

Si tras la veda del lince y el oso no se hubieran realizado esfuerzos importantes para ofrecer más alimento, refugio y tranquilidad a estos animales, es más que posible que la veda no hubiera servido de mucho. Un claro ejemplo es la tórtola europea en el Reino Unido, cuya caza fue prohibida a principios de los años 1980, y desde entonces sus poblaciones han disminuido en un 90% (casi nada). El hábitat no ha sido restaurado, y las tórtolas ya casi no crían al otro lado del Canal de La Mancha.

Todos los años, muchos cotos en España se “autoimponen” una veda/moratoria si la perdiz, el conejo y la  liebre no han criado bien. Y al año siguiente se nota.

Llegamos a la conclusión de que tal vez estamos dando demasiado protagonismo a detener o reanudar la caza, quizás porque no somos capaces de “coger el toro por los cuernos” para muchas especies, toro que tiene por nombre “gestión”.

Por equipo de Ciencia y Caza

One Comment

  1. En condiciones donde el principal factor antrópico sobre una especie es su captura, la moratoria es una medida de reconocida efectividad. Ahí tenemos sin ir más lejos el caso de la anchoa en el Golfo de Bizkaia. En el caso de la tórtola su captura directa no es el único factor antrópico que le afecta, ni tampoco el principal, por lo que su efecto sería previsiblemente más limitado. Lo que no obsta para que en las condicones actuales el cese de la caza sea la medida de efectos más inmediatos y por lo tanto la primera a adoptar. Debería ser el colectivo de cazadores el principal demandante de una reglamentación agraria más acorde con la conservación, no sólo de especies de caza. El problema es que los mayores lobbies del ámbito cinegético son también los mayores del ámbito agrario: los fabricantes de munición y de productos fitosanitarios. Tienen un claro conflicto en Bruselas y, hoy por hoy, los intereses de esos lobbies en la agricultura son de largo los que ganan la partida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.