El rincón de «Polvorilla»

Lolo de Juan

El rincón de "Polvorilla"

Loco

 

A mi amigo Fran Carabel.

Si tú le echas ganas yo le echo cojones. Qué espectáculo. Aún me sudan las manos y me tiembla el corazón. Tenía 90 kilos. 90 kilos de verdad. Y mala leche. Madre mía qué arreones. Vámonos, Polvorilla.

El rincón de "Polvorilla"

Manso

¡A la puta y el voladero en la vejez los espero! Y es que no me gusta cómo caza la perrilla. Cagüen la mar… Y no hay nada peor que los mansos. Sí, los mansos. Los cobardes que muerden con la boca cerrada. Los nerviosos que se paran en el momento culmen. Qué mosqueo gasto.

El rincón de "Polvorilla"

Rencor


A Fray José Gil, que lucha para que no me condene.

Menuda mirada tienes, canalla. Y eres como una brasa ardiendo en una mano, que cuanto más la aprietas más quema, pero no puedes soltarla. Rencor, hasta me chirrían los dientes al mentarte, al sentirte o al oírte. Y te temo porque no me gusta caminar contigo, pero te encuentro tras algún recoveco del campo. Y te encontré y te abracé con todas mis fuerzas esa maldita jornada de invierno.

El rincón de "Polvorilla"

Candelita

Mi amigo Candelita, menuda joya. Eso es para que te toque. Como el Gordo de Navidad, como el guarro de la montería o como la maciza del bar. Candelita, como su nombre indica, está más caliente que las puertas del infierno. Menudo en talla, hasta regordete, vacilón, tocapelotas profesional, se sabe todos los chistes del mundo y todos los títulos de las películas de dos rombos. Candelita, en una reunión de personajes, se le conoce como a un japonés en una plaza de toros. Candelita, para que entiendan, es un libido con patas. Y no hay más.

El rincón de "Polvorilla"

Iñaki y el Bolo

Anda que no vale duros el perro. Y eso que parece que está tonto- que está bolo, como dicen los toledanos-. Y así que le puso el nombre. El Bolo gasta buena genética, hasta apellidos tiene el chucho. Viene de la línea de Germania y al dueño le ha costado más de un carraspeo de garganta por muchos dólares que tenga en el banco. El Bolo no parece tener muchas luces… pero a vientos no hay quien le gane. El Bolo, con su aspecto tontorrón, está siendo el chiste en la junta de esta mañana, porque andan de montería de amigos en una sierra extremeño manchega y los colegas -como buenos tocapelotas- han de reírse hasta de la sombra de uno.

El rincón de "Polvorilla"

Fox Hunting

Caballos, locura. Sabuesos y orden. Centenares de personas, casi lo mismo de jinetes. Chaquetas rojas las menos y negras las más. Caballos de mucho empaque. Cascos, alguna chistera. Látigos y pocas espuelas. Caballos castaños casi en total. Algún tordo. Alazanes a medias. Valientes y locos todos.

El rincón de "Polvorilla"

Despertar en la Sierra

A Palomita Domecq, que lo prometido es deuda. 

Llueven calumnias del cielo. Llueven aires frescos, tormentosos y polvorientos. Ahora te asas o te empapas en medio segundo. Los chaparrales se peinan con las brisas del atardecer. Los cangrejos buscan sus cuevas esperando pasar un año más. El campo se vuelve loco, todo él.