Cuernas múltiples

 

Leyendas y mitos son los nombres designados para los discursos originados con el fin de dar una explicación a algún suceso o fenómeno natural para el cual no ha existido una explicación simple o de conocimiento común. Al describir un evento de manera oral uno queda sujeto al receptor de la historia y su propia interpretación. Aunque se haga un esfuerzo por apegarse a los hechos acontecidos, el oyente puede juzgar esta historia como fantasiosa si su imaginación y conocimiento se ven involucrados.

Los venados han sido representantes de varias historias alrededor del mundo para los celtas, griegos, mayas, hindúes, eslavos, judíos, cristianos y varios más. En México encontramos algunos venados mitológicos como el venado blanco, el venado gigante de la mitología Huichol, la deidad llamada Ceh o Kej para los mayas, entre otras variantes de nuestros pueblos indígenas. Para muchos existe una explicación racional que detalla por qué estos animales se vuelven tan interesantes; en el caso del venado blanco es a causa de una condición genética llamada leucismo; para otros animales mitológicos la explicación puede ser más complicada y en algunos casos puede que aún no tengamos una explicación satisfactoria.
En mi caso particular, llamó mi atención la historia del venado de muchas puntas. La primera vez que lo escuché fue cuando era pequeña. Mi tío me contó que vio un animal que desconocía, un venado que parecía tener más puntas que los demás. Siendo que él vive en el campo y conoce bien los animales, a mí me sorprendió escuchar que desconociera uno, sobre todo tan grande como un venado. Luego la historia se repitió y, hablando un día con el consejo directivo del Capítulo Chihuahua SCI, el presidente de éste me contó que cazó un venado con una deformidad en las cuernas, que presentaban más puntas de lo conocido para la especie.
He notado que el dibujo típico de un venado en la mitología de varios países no suele ser muy exacto en cuanto a las cuernas que lleva el ejemplar: a veces, muy grandes; a veces, con muchas puntas… lo que me hizo pensar que esta característica de las puntas múltiples podría darse en otras culturas. Si fuese así, este animal ha captado la atención de los artistas, quienes lo representan como lo visualizan. Puede pensarse que este animal se repite en varias culturas y podría tratarse de un fenómeno explicable, como en el caso del venado blanco y el leucismo.
Existe ya mucha información sobre las cuernas del venado y su crecimiento. Es sorprendente saber que, a unas cuantas horas conduciendo desde mi ciudad, es posible encontrar a uno de los animales con el tejido óseo de mayor velocidad de crecimiento dentro de todos los tejidos animales. El venado cola blanca puede desarrollar su cuerna tan rápido como ½ pulgada (3,80 cm) por día. Un gasto metabólico considerable si es que se realiza año tras año. Este tejido está estimulado por la glándula pituitaria, lo cual también estimula a los venados a buscar las cantidades de alimento para desarrollar sus cuernas al mayor tamaño posible para cada ejemplar en particular.
Se sabe también que el crecimiento y forma de las cuernas están relacionados principalmente con tres factores:
1. Códigos genéticos que se consideren deformidades o defectos.
2. Defectos fisiológicos. Ya sea que no se obtengan los nutrientes suficientes o sufran de enfermedades,  incluyendo parasitismos.
3. Heridas realizadas a las cuernas o en sus pedúnculos, cuando están en crecimiento.
Basándose en estos factores es muy probable que un animal considerado mitológico sea una coincidencia de la naturaleza. La razón de las múltiples puntas en las cuernas de un venado puede estar ligada a numerosas causas: alimentación, herencia genética, parásitos, golpes en la base de la cuerna, heridas durante el crecimiento. Estas causas dan una explicación al mito y de manera favorable no desmienten la existencia de esta criatura. Aunque no sea un ejemplar digno de ganar altas categorías en las homologaciones de trofeos, no deja de ser una criatura que fascine a la vista y nos haga preguntarnos el por qué y motive nuestra imaginación para relatar su historia.

Por Alejandra Peña, del Capítulo SCI Chihuahua (México)

 

Deja un comentario