Los cazadores de Gran Canaria se quejan de la falta de conejos

Los cazadores de Gran Canaria están muy molestos con la situación del campo isleño. Se quejan de que, a pesar de que pagan puntualmente los permisos y licencias para poder cazar, no hay «ni un conejo». Para ellos, el responsables de la situación es el Cabildo de la isla, que no reinvierte el dinero recaudado por esas tasas en poner bebederos, comederos ni se siembra granos.

Según recoge el diario MasPalomasAhora.com, los cazadores critican que el Cabildo de Gran Canaria les cobre más de 450.000 euros en permisos y licencias (los 4.500 aficionados de la isla pagan 96 euros por la licencia, que ascienden a 150 euros para aquellos que cazan con hurón) y no los revierta en recuperar el campo y repoblar especies como el conejo con bebederos, comederos y la siembra de granos, lo que ha hecho que muchos desistan de su afición por «aburrimiento».

El citado diario digital recoge el testimonio de Antonio Macías, cazador desde los 15 años, y con 34 se queja de que tanto él como sus compañeros mantengan la ilusión por la cacería todo el año, paguen sus licencias, alimenten los perros -cada cazador tiene como mínimo cuatro, lo que supone unos 400 euros de mantenimiento-, aparte del chip, las vacunas, la escopeta, el equipaje,  para llegar al día de la apertura de la caza del conejo y  «no ver ni un conejo en toda la mañana».

Para este cazador, el Cabildo es consciente de la situación de la población de conejos en Gran Canaria, ya que dispone de ojeadores y trabajadores. Por ello, los cazadores grancanarios se preguntan por qué cobran licencias y permiten la caza si no hay población de conejos, o por qué no cogen parte del dinero que recaudan a los 4.500 cazadores de la isla y lo invierten en el mantenimiento de esta actividad con bebederos y comederos, algo que sólo se ve en los cotos de caza y en El Salobre, cuya asociación se ha preocupado por ponerlos, explica Miguel Armas, otro cazador cuya opinión recoge igualmente MasPalomasAhora.com.

Según este aficionado, la perdiz goza de mayor atención de la administración, que se preocupa de repoblarla, pero se trata de un animal que caza una minoría, no como el conejo que es la cacería más popular, y encima para cazar perdices hay que llevar otro tipo de perros, se queja Armas.

Deja un comentario