Medio Ambiente de Castilla y León pide no recoger a los corcinos del campo

Al llegar cada primavera el Centro de Recuperación de Animales Silvestres Los Guindales de Burgos recibe varios ejemplares de corcinos que han sido rescatados por personas bienintencionadas que creen hacer un favor a estos animales pensando que han sido abandonados por su madre. En realidad ésta está observando desde un punto cercano y espera a que la gente se vaya para volver con su cría.

Los corcinos son muy difíciles de sacar adelante porque necesitan una lactancia y cuidados muy especiales, por lo que un alto porcentaje terminan muriendo inútilmente. Los que sobreviven se enfrentan en su mayoría a la condena de permanecer el resto de su vida en cautividad pues no pueden ser devueltos al medio natural por haber perdido el miedo al hombre.

Por ello, desde la delegación territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos ha hecho un llamamiento para que si alguien encuentra en el campo una cría de corzo costada entre la hierba no la recoja. Desde la Junta recuerdan que la sanción por llevarse un corcino a casa puede ascender hasta los 6.000 euros.

Medio Ambiente aconseja asimismo que no se toque a la cría, para que la corza no lo rechace. Lo mejor, recuerda, es abandonar la zona lo antes posible para que la corza pueda volver a hacerse cargo de su cría.

Deja un comentario