WWF y SEO reclaman a la Junta de Extremadura compromiso contra veneno

Las asociaciones ecologistas WWF España y Seo/Birdlife han pedido esta semana a la Junta de Extremadura que explicite un compromiso claro en la lucha contra el veneno en el campo, después de que la Consejería de Medio Ambiente haya decidido prescindir de la patrulla canina de detección de venenos que venía prestando servicio en la comunidad autónoma desde hacía meses.

Dicha patrulla canina estaba compuesta por tres canes especializados en la detección de cebos envenenados, realizando realizando inspecciones semanales por diversos puntos de la región. Desde la Consejería de Medio Ambiente extremeña se ha explicado la retirada de esta brigada canina como un asunto «presupuestario». Los perros, por su parte, han sido traspasados al Seprona para que trabajen a escala nacional.

Los tres perros han sido hasta ahora adiestrados y mantenidos por una empresa externa. Las dos organizaciones conservacionistas consideran que «tanto desde el punto de vista de la conservación, como del ahorro, la solución más adecuada es formar a un adiestrador dentro del propio cuerpo de Agentes Medioambientales, rebajando así los costes, que se limitaría a los gastos de mantenimiento de los perros». Asimismo, las ONG consideran que, una vez realizado el gasto de compra y adiestramiento, la opción más adecuada sería rentabilizar esta inversión.

Las patrullas caninas, la mejor herramienta antiveneno

Tanto WWF como Seo/BirdLife han recordado a la Consejería que el veneno es la principal causa de mortalidad de numerosas especies muy amenazadas, que tienen en Extremadura una gran parte de sus poblaciones mundiales, entre ellas el alimoche, el milano real, el águila imperial o el buitre negro, y que las patrullas caninas constituyen «una herramienta muy eficaz a la hora de detectar veneno en el campo y una de las soluciones para frenar el uso de cebos envenenados más recomendadas por todos los expertos y organizaciones conservacionistas». Esta medida ya se ha llevado a cabo en otras CCAA, como Castilla–La Mancha o Andalucía, con gran éxito.

Extremadura es una de las CCAA con grave incidencia de cebos envenenados y una de las que alberga mayores poblaciones de rapaces amenazadas mundialmente, como buitre negro, alimoche y águila imperial. Como ejemplo, entre 2003 y 2010 se han encontrado casi 40 ejemplares envenenados de buitre negro en Extremadura.

Por todo ello, WWF y SEO/Birdlife, que coordina el proyecto Life+ VENENO, enviarán un escrito al Consejero de Medio Ambiente extremeño para averiguar qué medidas va a tomar la administración regional en el trabajo de lucha contra el veneno para suplir la carencia de la patrulla canina, «y en concreto, de qué modo se podrán seguir llevando a cabo el mismo número de inspecciones que se venían realizando estos últimos meses», explican desde ambas entidades.

Deja un comentario